Retirada..

Publicado en Confesiones el 22 de Diciembre, 2007, 1:04 por -SaLeM-

 

Me gusta cuando sonríes.. porque tus mofletes toman forma graciosa..

 

  ¿Recuerdas aquel 27 de Octubre? ¿Las conversaciones (quizás estúpidas) que teníamos en La Covacha junto al litro de calimocho? ¿Las miradas inocentes que cruzábamos a lo largo de nuestro cuerpo? ¿Las veces que nos buscamos la mano, y al encontrarla lo que presumíamos? Son recuerdos inolvidables que por un momento quise traerlos de vuelta, pero.. me di cuenta que no pude, que no quieres, y que ya somos mayores para volver a jugar..

 

  Conversaciones de messenger hasta las tantas con las típicas historietas de tu facultad y mi cuartel, y entre medias, palabras que intentaron llegar a tu corazón. Yo embobado mirando el cuadradito con tu foto en la ventana, y tú como ausente, perdida. Cuantas noches habremos tenido la típica conversación monótona sobre nuestros amores imposibles, preferencias y desamores.. y justo a la mitad volvía a dejarte caer alguna frase que finalmente no recogías. Me pasé los días tirando de la cuerda para después esconder la mano y luego arrepentirme junto a la almohada.. Y tú lo sabías, pero preferiste callar muchas veces.

 

  Muchas veces una retirada a tiempo ayuda a reponer las bajas.. Pero esta vez no volveré a la carga.. no al menos en esta batalla tan imposible.. tan repetitiva y siempre con idéntico final. Esta vez prometo seguir queriéndote en silencio y no perderte de vista, mirándote tras el fino cristal de la realidad, y al mismo tiempo poder seguir haciendo mi vida, en silencio, casi sin que te des cuenta. Seguiré ahí cuando lo necesites, cuidando de ti siempre que te haga falta. Arropándote en las noches frías y después cerrar la ventana una vez me haya comido las galletas y me haya bebido la leche (Desnatada, claro..).

 

  Al final me dejaste con la duda sobre qué era lo que sentías, sobre lo que opinabas.. Ambos sabemos que volviste a hacerte la sueca y preferiste callar. Alguna frase se te escapó.. pero después supiste marchar de excursión a Úbeda y hacer como que ahí no había pasado nada. Es una lástima porque, cuanto menos me hubiera gustado escucharte, saber qué era lo que pensabas, lo que sentías.. y al menos haber aprendido de ello.. Pero no pudo ser, otra vez preferiste callar.

 

  Es por ello que aún estás muy presente dentro de mi, que tardarás en salir de mi cabeza por mucho que te haya dicho y que solo una invitación a café hará que me derrita y se rompa mi esquema.. mi triste retirada. Pero espero que no sea así.. Espero esta vez tener el valor suficiente y marchar casi sin hacer ruido, pero siempre pendiente de ti.

 

  Esta vez sí.. Te echaré de menos.. Pero prefiero marchar a seguir intentando descubrir tus chapitas.. Son preciosas, desde luego.. pero no sacan nada en claro.