Enero del 2008


Andando solo..

Publicado en El que suscribe.. el 4 de Enero, 2008, 22:00 por -SaLeM-

Hablando de recuerdos..

 

  ¿Recuerdas las largas conversaciones que teníamos ambos sobre nuestras vidas y sobre el día a día? Hoy creo que te importa más cumplir con los demás, con los que vienen de fuera, antes que con los que llegamos primero.. y siempre ESTUVIMOS ahí pese a todo.

 

  Muchas veces te echo de menos. Antes quizás con bajar un poco las cejas y no prestar demasiada atención a nada te dabas cuenta de que algo no iba bien.. pero ahora el beso de buenas noches se me hace extraño cuando llega.. y me sabe a nostalgia y recuerdos, de cuando estábamos unidos.. de cuando en casa estábamos los 4 y era todo más.. ¿Quizás recogido y familiar..?

 

  Como no me entiendes, te lo explicaré mejor.. ¿Nunca tuviste esa sensación de vacío en el estómago y ganas reprimidas de llorar cuando perdiste a un amigo..? Alguien importante, vital para ti.. Así más o menos es como me vengo sintiendo yo desde hace algo más de 4 años.. y lo único que me piden es paciencia, consideración y mirar muchas veces hacia otro lado.. Poner la otra mejilla. Nunca tuve blanco, y siempre supiste aportarme todo lo que tenías para poder soportarlo y no llorar quizás tantas veces cuando mis compañeros de colegio me contaban sus fines de semana.. pero ahora.. me falta la otra mitad.. Tú.

 

  Es triste escuchar “¡¡Jó, qué bueno está!!” y un “Qué bien huele eso” de boca de quien aprecias, quieres y necesitas.. y que esas palabras, haciendo justo lo mismo durante casi toda mi vida.. no sean para mi.. como nunca lo fueron.. y ahora, nunca lo serán. Y ya lo puse alguna vez aquí.. que necesito una vez más sentir tus manos.. alguna caricia, algún.. ALGO.. Pero no llega..

 

  ..se queda a medio camino, y al final.. se va.

El pasado.. a gotas de navidad..

Publicado en El que suscribe.. el 1 de Enero, 2008, 19:07 por -SaLeM-

 

 

Empecé a recordar..

Este año eché de menos las empanadillas de mi tía P., la típica refriega navideña de mi tía L. y los continuos interrogatorios de mi prima M.. Fue todo de una manera más fría, más discreta en los que allí estábamos presentes solo parecía importarnos pelar las 4 gambas deprisa para que M. no nos las quitara y marcharnos cuanto antes, hasta el año que viene.. Y otro año más mi madre no estaba entre nosotros.

 

  ¿En qué se convirtió mi navidad? ¿Dónde quedaron las ansias por inflarnos a peladillas y turrones? Ahora de todo aquello solo quedan recuerdos..

 

  El consomé de mi abuela.. su preciado cóctel de gambas (Que estaba buenísimo..) y su flan con nata y un melocotón demasiado reseco que hacían la nochevieja más entrañable, y más familiar (Para los que allí nos juntábamos..). Este año fue diferente.. “Los de siempre” estábamos apartados por imposición de un tercero, sentarse era un reto personal.. y parecía que mi madre no veía el fondo de la mesa, donde nos juntábamos “Los de siempre”. Estuvieron presentes (Sin estar) el tío Luís y sus batallitas de piratas voladores, dinosaurios hambrientos y proezas indiscutibles.. Los chistes del bisabuelo Manolo, sus grandezas y cabreos, chinches y berrinches y comentábamos con gracia hasta donde se subía los pantalones.. Todos ellos aún continúan presentes dentro de “Los de siempre”..

 

  Las reuniones familiares cambiaron de forma radical, y ahora por imposición de un tercero quieren que seamos marionetas.. que bailamos y cantamos sin tener gana ninguna. Tenemos que sonreír y calentarnos todos de su sol.. ¿Alguien de los allí presentes estaba a gusto..?

 

  Son.. recuerdos navideños, de cuando nos reuníamos “Los de siempre” y algunos más queridos en Los Alcores a comer el 1 de Enero.. Y se recordaban cosas como la caja de los caramelos.. que con tanto cariño, año tras año sale en las conversaciones. Pero, como las empanadillas.. el cóctel, el consomé, mi madre.. Son todo recuerdos de “Los de siempre” que siempre estarán ahí.. y que pese a quien pese.. nunca lo olvidaremos, y siempre lo echaremos de menos..

 

  Mi dudosa navidad..