Agosto del 2008


Cerrado.. por desahucio

Publicado en El que suscribe.. el 7 de Agosto, 2008, 17:30 por -SaLeM-


Esto no podía seguir así..

 

  Esta vez lo vi triste.. como apagado. Su mirada estaba un poco perdida, y había perdido ese brillo natural que tenía hace unos años atrás, incluso después de tantas y TANTOS golpes, batallas perdidas por culpa de un puñado de sonrisas que no tenían fondo. Cabizbajo y medio encogido, hablé con él en un principio entre susurros. No era una manera demasiado natural, pero tampoco quise molestar con mis preguntas..

 

  Después de todo lo que me contó, ambos pensamos que lo mejor sería dejar reposar solo, en su habitación, para que durante un largo tiempo, nadie pueda entrar a molestarlo y pudiera por fin sacar todos sus males hacia fuera.. Necesitaba ese tiempo de paz y calma que jamás tuvo, y que por una vez quería encontrar..

 

  Acordamos que la próxima vez que llamasen a la puerta, debería ser de una forma demasiado natural, suave y discreta, pero que fuera una llamada de verdad.. que no tocasen a la puerta solo para mirar y sonreír.. no..

 

  Desde entonces.. en mi corazón triste y castigado se puede leer un cartel en el que dice..

 

                                                               "Cerrado por desahucio"

A restos.. de ti

Publicado en aLGuieN.. el 5 de Agosto, 2008, 23:57 por -SaLeM-



 
Y cada día nos cuesta más soñar..

 

  Quisimos estar despiertos, ver que aún éramos niños y que la edad de los juegos y las caricias aún estaban de nuestro lado.. Metíamos una y otra vez la cabeza bajo las sábanas y cerrábamos fuerte los ojos para tardar más en dormir.. Nos contábamos las aventuras en Moldavia y en el País de Nunca Jamás de donde decíamos que un día íbamos a volver.. Y nos quedamos dormidos.

 

  Desperté y tú ya no estabas ahí, me habías dejado solo. Mi cama estaba fría y las sábanas iban perdiendo el olor de tu perfume.. En tu ausencia quedaban las arrugas  y el sitio donde apoyabas la cabeza en la almohada cuando te cansabas de apoyarla en mi pecho.. La ventana estaba entre abierta, con la persiana a la mitad. Dejaba pasar los primeros rayos de la mañana e iluminaba el sitio donde anoche quedó tu ropa..

 

  Es la ausencia de sueños las que nos hace ver la realidad.. lo que nos toca ahora en adelante. Nos dimos cuenta que la palabra “amor” viene acompañada, en algunos casos, de malas compañías.. de injustas compañías.

 

  Un día te tuve a ti, y al día siguiente no sabía quién eras..

 

  No me apetece escribir, lo siento amor.. No me encuentro bien quizás estos días, por lo que.. continúa tú, o dame tiempo para rebuscar en la basura donde quedó mi inspiración.. Tal vez encuentre entre los restos de la cena de anoche un trozo de mi corazón..