Junio del 2010


Pequeñita.. pequeñita..

Publicado en Relatos el 4 de Junio, 2010, 16:58 por -SaLeM-

Las leyendas judías en Toledo siempre se distinguieron por ser las más famosas en corte romántico y dulce, pero siempre con final triste. Dicen que deambula por la judería toledana un aire mágico, una esencia especial que te envuelve casi sin querer.. lo que quizás ayudara en siglos pasados a insignes caballeros y bellas doncellas para escribir parte de nuestra historia.


  Nuestra historia, breve, pero muy dulce, más bien entraría en una servilleta cualquiera, sobrando incluso más de la mitad del espacio y con hueco de sobra para los márgenes. Si me permites y me sonríes..


  Febrero me regaló la sonrisa más dulce hasta el momento, casi sin querer ni darme cuenta, y aunque pequeñito, rápido se alojó dentro de mi. Un mensaje a deshora desencadenó lo inevitable, dadas las circunstancias. Un abrazo discreto en la estación y una sonrisa a destiempo cerca del Alcazar empezaron a escribir por sí solos el comienzo. Momentos sencillos con leves toques ácidos, risas tontas y las hormigas por dentro marchando en procesión.. Me propuse ser feliz para llegar contigo al fin del libro, para ver si esta vez escapábamos juntos, o alguno quedaba por el camino.


  ..momento en el que la infamia se cruzó en nuestro camino. Llega el destierro y paradójicamente esta vez me toca partir a mi. De nuevo me toca cargar con un acto de fé y sentenciar al corazón a suspender sus funciones hasta nueva orden. Te prometí ser uno de mis sueños.. y cuando me quise dar cuenta estaba despierto. ¿Porqué nadie me dijo que los sueños soportaban la vida?


  Por unos meses me convertí en un pobre caballero sin capa ni espada en busca de redención. Fue una batalla inútil acudir en busca de perdón, pues fue más duro el castigo que largo el olvido. Mi consuelo fue rascar allí donde aún quedaban los restos de esencia, de palabras casi a orillas del tajo. Uno intenta evadir recuerdos, pero no puede olvidar sentimientos.. Lo demás se convierte en sombra.


  ..y cuando creí divisar la luz me encontré discretamente con tu sonrisa. Tímido y a la luz de los acontecimientos intenté desviarme un poco de tu atención, pues cuando uno consigue olvidar es fácil volver a recordar y colgarse de nuevo. Fueron muchas las ganas y aunque algunos los remordimientos, las conversaciones a solas se hacían cada día más constantes.


  De vez en cuando nos regalamos trocitos de realidad a modo de "encuentros", un ratito de recuerdos y otro de nostalgia.. y al final te vas, dejándome lleno de ruido, con ganas de ti. Nos debemos más de un rato de charla, de historias y leyendas.


  Y como te dije días atrás.. Después de todo, ¿Continuará..?


*..perdona mi inspiración, no estoy muy "fino" estos días por temas que te iré contando entre templarios.