Marzo del 2011


..mis pecados concebidos.

Publicado en Confesiones el 30 de Marzo, 2011, 20:40 por -SaLeM-

  En ocasiones me gustaría volver a ser aquel chico libre, impulsivo y nómada que era hace algunos años.

  Me gustaría volver a romper cada segundo, poder recuperar todos aquellos momentos que tuve que desechar por falta de espacio en la mochila y deleitarme una y otra vez con las sonrisas que se quedaron por el camino. Tener de nuevo aquellas ideas suicidas de apagar todas las luces de la ciudad para que no delatasen nuestra huida y marchar lejos, hasta que descubran que llenamos nuestras camas de algodón.. o hasta que tengamos que parar para coger aire. Aprovechar para reírnos de nuestras caras rojas de tanto correr, de mi sonrisa desviada hacia un lado cada vez que te mire y sienta que me vacío por dentro.. como me vacié inconscientemente aquel diciembre.

  Ahora tú te pierdes en Israel y a mí me ahoga Toledo.. Qué paradoja..

  Quiero dejar por fin de lado los sentimientos que guardo por aquellos que decidieron marchar cualquier día. A la palabra "DOLOR" se le caen las letras como a un viejo cartel que parpadea en algún callejón por el que pasé alguna vez. Voy a enterrar una caja, en ella meteré todas las camisetas que huelan a ti, a él y "aquella que una vez..", las servilletas que me dejaste encima de la encimera y la tierra que quedó por el pasillo tras sus pasos. Cerraré todo eso con un lazo y un candado y lanzaré la llave al Tajo, permíteme que me lleve el "matarile-rile-rón", te regalo pues el "chimpón".

  Fui posponiendo sueños. Me oculté tras los brazos de aquel amor precipitado, escondido tras las palabras que me consolaban aquella vez. Tuve que huir tantas veces que tropecé en cientos de agujeros, siempre hacia cualquier parte. Traté de darle al destino con la puerta en la cara, pero al final tuve que rendirme. Olvidé que tenía una cita conmigo mismo y su marcha precipitada al final me empujó a ella, aunque se me hizo extraño, puesto que fue como bajar al cuarto de contadores sin linterna. Allí encontré una caja de cartón marcada con un "Yo soy". Con las prisas y mi mala suerte fui a tropezar y cuando ya estaba arriba me dejé algo más que su contenido en las escaleras.. y al llegar a curarme de nuevo volví a traicionarme. A reinventarme una vez más y maldecir a quien no era, a no reconocer mis errores.

  Ahora soy inocente sin saber bien de qué, solo me siento culpable de que no me quieran.

  Hoy tengo claro que antes de irme no achicaré agua de ningún naufragio, que no rescataré ninguno de mis recuerdos del fondo de la mochila.. porque quizás no me quede espacio en el coche para llevarme ninguna desilusión a mi nuevo destino, a mi nueva vida..

  Y sí, por fin abandono Toledo, aunque aún sin rumbo fijo. Aunque he de decirte que me gustaría estar más cerca de un nuevo "nosotros", me entra el pánico de pedirte perdón una vez más (y una oportunidad) y recordarte lo muchísimo que me hace falta hoy en día una persona como tú. Por otra parte.. he decidido soñar que si me voy lejos mi única preocupación será no acabar abandonándome de nuevo, dejar de almacenar cosas dentro de mí, que ya me pesa el corazón y al final se romperá.. y entonces sí que la HE (y digo "he", porque ya no hay nadie más) liado.

  En los próximos días te contaré.. y de paso volveré a verla, o eso nos hemos prometido. Espero que hasta entonces tú al menos no te vayas, aunque nos separe la luz de la pantalla.

  Hasta entonces.

  Salem de Mente Torcida.