Junio del 2011


Un nuevo comienzo

Publicado en El que suscribe.. el 3 de Junio, 2011, 22:50 por -SaLeM-

  Hay algo más que las montañas que ahora me abrazan, cuando intento perderme por los interminables caminos de mi ciudad adoptiva, Huesca. Corro como si siguiera huyendo de mis sueños, cada vez más y más rápido.. pero sé que estos no me han seguido hasta aquí, ni siquiera sé si se acuerdan de mí.. Pero dudo que jamás vuelva a estremecerme como lo hice durante algo más de 5 años.

  Tras las montañas persigo una meta inexistente repleta de gente que aún no está allí, una hipotética cinta que me anuncia que mi llegada será la primera de ninguna y la satisfacción de haber llegado a un lugar desconocido sin saber bien qué hago ahí. Si en lugar de entrenar duro me dedicara a recordar todo aquel tiempo pasado seguiría igual de perdido que hace apenas mes y medio.. Y si he llegado hasta aquí es básicamente para quemar los restos de mi ‘He sido’ y empezar a escribir una nueva historia. Aquí no caben más derrotas, no.. de esas ya se encargó LunA de rellenar la maleta al marchar.

  Al perderme cerquita de la catedral pude observar una pareja discutiendo acaloradamente, haciéndose aspavientos y mordiendo el vaso mirando hacia ninguna parte, la plaza del ayuntamiento repleta de tiendas de campaña de decenas de soñadores repletos de pancartas (Ánimo por ellos, al menos tienen el valor de hacer algo que jamás pude hacer yo, soñar en voz alta). Unas calles más abajo llegué a un parque enorme con una pequeña fuente, tiene unos jardines casi perfectos en los que la gente aprovecha para corretear y meter los pies en el agua. Por un momento no supe asimilar que soy un ciudadano anónimo, que cada paso que doy voy escribiendo una nueva historia.. y se me hace extraño.. pero me gusta.

  Empiezo a impacientarme y no dejo de mirar el reloj. Ya desgasté la goma del pelo que llevo adosada a la correa de tanto tirar. ¿Qué está pasando..? ¿Por qué no tengo que volver a esquivar ninguna calle para llegar a cualquier parte..? Es más.. ¿Por qué cuando pregunto la gente me sonríe..? Curioso es que si antes tenía que correr con la lengua por fuera detrás de un pequeño atisbo de felicidad, aquí juego con ella al escondite, hasta que acabamos rebozándonos por el cuelo como si fuéramos croquetas.

  Echar la vista atrás me produce un cierto vértigo. He intentado encontrarle cavidad aquí a mis antiguos proyectos de futuro, he imaginado un reencuentro una y otra vez pero creo que no quiero que vuelvas a aparecer. Antes lloraba por no saber qué decir, me ahogaba en un inmenso sentimiento de culpabilidad, y ahora me miro al espejo y no me reconozco. He sopesado despacio algunas teorías, puede que sea porque aquí el aire no está tan cargado o puede ser porque ya no me despierte de golpe pegándome de frente cada mañana con tu indiferencia.

  Y pasan los días y espero.. Tengo proyectado visitar Alquezar dentro de algunos días y ya no será para encadenarme a la inexistencia, al frío del invierno aún cuando la calefacción no da más de sí. Esta vez me tocará hacer ver que las brujas que sobrevuelan Guara (aún) viven en cuevas muy dentro de los barrancos, en sitios casi inaccesibles. Mostrar los ingenios del estraperlo en tiempos pasados para conseguir un trago de anís y contar cada piedra de la plaza. Acariciar los desfiladeros para bajar al Vero y hacer ver que el agua no está tan fría como dicen.. hasta que metes el pie. Después eso será otro cantar. Habrá que recolectar un millón de moras de las zarzas silvestres. Espero poder tener la gran suerte de encontrarme con una de las magníficas lluvias que nos regala el cielo, quiero empaparme de mi nueva realidad. Llegar chorreando de felicidad y secarme al calor de unas nuevas manos que me cuidan y me secan con delicadeza.

  Me alejo de mi irrealidad. Puede que vuelva algún día de verano para rememorar a Bécquer por las calles de mi ciudad, Toledo. A buscar de nuevo a mis magos, alquimistas y demás seres, el único gesto que todavía allí me devolvía la paz.. y de paso traer un poquito de mazapán.