Octubre del 2011


Sonambulo.. o buscando el imposible

Publicado en Confesiones el 16 de Octubre, 2011, 18:13 por -SaLeM-

Escribir en ocasiones me supone desnudar el alma. Otras, simplemente, me supone destrozarla un poco más..

  Una vez más me he puesto a buscarte, aunque sabía que no iba a encontrarte. Con la mano izquierda me tapé los ojos. Con la mano derecha estuve tanteando el aire de la casa durante algún rato, como en aquellas películas que veíamos los días de lluvia y viento en el salón. Reconozco que me topé con mil obstáculos a mi paso, la casa después fue un caos.. y sin embargo no obtuve tu espalda por respuesta.
   
  Llevo horas escribiéndote, incluso diciendo tu nombre en voz alta para no perderte tan rápido, para seguir acariciándote el pelo solo un poco más, ahora que solo me queda tu sombra. Me queda aún tu perfume a sueños rotos, a derrota.. Y creo que ya va siendo hora de sentar en el banquillo de los acusados al maldito desengaño. Deberá ser así.

 ¿Cuándo lograré darme cuenta de que el pasado no es quien me besa la boca por las noches? Que me han dormido más manos dibujándome en la espalda y se me han caído besos algunas noches en el cuello, e incluso detrás de las orejas. Que guardo aún un puñado de las últimas caricias rotas que intentaron ofrecerme, algún tímido ‘te quiero’ cuando pensaban que estaba dormido mientras me arropaban con su brazo. Creo que la culpa de todo es que he dado de sí ya demasiadas noches.. En todo este tiempo me he rodeado de unos cuantos amores impares que solo han conseguido llenarme de fantasmas, borrándome el azúcar de los labios.

  ¿Acaso existe algún edulcorante cuando viene la amargura? Cuando la tristeza se empeña en salir de la foto.. Se que algún día volveré a verte, y como aún soy un joven débil –y tú demasiado guapa- de nuevo caeré y mis renovados propósitos de enmienda bucearán de nuevo debajo de la cama. Pero a la mañana siguiente volveré a rascar encima de aquellos besos que no me diste, por si cae algo y puedo guardarlos para dosificarlos en caso de urgencia..

  Al final me pasó como el largo vuelo que tomaste para no volver, solo que el mío salió rana. Dejé que una pasión inexistente pusiera el piloto automático.. y así fue que me pasó. Desatendí las normas en caso de fallo y sin chaleco salvavidas me ahogué en lo que ahora soy, en algo que ni siquiera yo se reconocer.. En algo que años atrás me hubiera parecido el cabrón de la película romántica, ese que aparece descuadrado en la película, como un mal actor secundario que no sabe interpretar su papel..

  ..y hablando de aviones cierro el texto. Ya he sobrevolado algunos aeropuertos y he visto ojos nuevos. Veré si esta vez puedo hacer un aterrizaje de emergencia y perderme entre la multitud. Quién sabe si al final tengo que utilizar un paracaídas y por mi inexperiencia acabo colgado de un corazón.. –a poder ser, experto en reparaciones, en besos calentitos y en abrazos interminables aún en la distancia-.