Noviembre del 2011


Mi bella durmiente.

Publicado en aLGuieN.. el 28 de Noviembre, 2011, 22:58 por -SaLeM-
..otra vez.

  Se presentó de nuevo el fantasma de mis recuerdos, aquel que tantas y tantas veces me hace tropezar. Ese que me frena las ganas de volver a empezar, a no dar tiempo para que se curen mis heridas. Admitiré al final que tengo miedo de volver a sentir.

  Tengo tantos fracasos como sonrisas me regalaste estos días atrás, y quizá una carrera más amplia que tus manos en mi espalda al querer huir del sofá. Déjame decirte que volvería a tu habitación tantas veces.. a desvestir mis imposibles, cortarme las cuerdas que me atrapan aún a todo lo demás.. pero no me queda valor, no. No quiero tropezarme otra vez al salir con la mesita (¿¡De verdad no despertaste!?) en caso de que me entre el miedo. No ahora.. o no yo.

  Si por mí fuera.. Jugaría de nuevo a conocerte, a explorarte, a correr maratones por tu espalda, a perderme entre las constelaciones de tus lunares. Acabaría aquella ruta que me lleva a tu sur para escuchar tus suspiros después, sin cicatrices ni marcas que dejen huella. Escalaría tu cuello durante unos días sin más provisión que tus manos para sobrevivir en él. Me mojaría la cara contigo los días de lluvia, sino cambiaría de color de piel al sol. Haría.. tantas cosas..

  ..pero aquí viene tu impaciencia, que te atropella y descoloca de nuevo. Tus ganas por adelantar los acontecimientos y disparar primero. Fue la que me hizo arrepentirme ahora y decirte aquello. Estamparme contra el suelo y hacer que se rompieran todas las estrellas que llevaba en el bolsillo, acribillar con tu bala mi corazón.

  ¿Sabes..? Si no fuera por mi pasado te enseñaría la cantidad de amaneceres que llevo acumulados, la de estrellas fugaces que guardé en una cajita azul, la vía láctea que divisé aquella vez.. Pero todo aquello está guardado en lo alto del armario. Seguro que al abrir caerá toda la ropa y no quiero colocarla de nuevo solo, es demasiado aburrido. No quiero tampoco despertar a ese que te comenté días atrás, Carahueca, que sé que te da miedo.. ni a todos los monstruos que colecciono en tarritos de cristal.

  Ahora solo quiero aprender a recorrer la ciudad, si me deja, con mi nuevo amigo. Iremos tan rápido como podamos, o como tu miedo lo aconseje. Pintar algunas tardes contigo para que se las interpretes después a la hora de dormir, o ponerme un sombrerito de copa, un trajecito de frac y hacerme pasar por pepito grillo, vivir en tu hombro y hacer que gires la cabeza cuando quiera colarme en tu oído.

  ..te prometo que esta vez no lloré. Sabes mi miedo al agua, así que aprendí de todos aquellos peces que no saben nadar, fueron ellos los que me enseñaron a no llorar, y yo, a enseñarles que lo profundo no es tan malo.

  Te toca.. si quieres.

Huidas..

Publicado en aLGuieN.. el 15 de Noviembre, 2011, 22:46 por -SaLeM-

Ella aún dormía.

  La mesilla conservaba los restos de los excesos de anoche, incluso alguno estaban a sus pies, testigos mudos de movimientos imposibles. Una taza de té negro inacabada podría dar que pensar a cualquier mente traviesa, o algún malpensado. Nuestra ropa jugaba al escondite por toda la habitación y la luz que entraba por la ventana me daba los buenos días tímidamente. Aproveché aquellos instantes para deslizarme, despacio, hasta el suelo sin intentar tropezar con nada.

  Dejé correr el grifo y pude observar como una noche de besos y caricias se disolvía en el agua, después de todas las sonrisas, de tantas y tantas palabras.. Me miré al espejo por un segundo. No llegaba a reconocerme del todo, aunque aquella hora de la mañana ya estaba de mi parte. Sabía que me había vuelto a traicionar horas atrás. Con los dientes mordiéndome los labios empecé a decirme que era un estúpido, un imbécil, un idiota, un.. Hundido en mi derrota, rabioso en mi ira, aunque calmado, pensé que eso era lo que necesitaba. Como negármelo..

  ..lloré. ¡¡Y tanto que lloré!! Lloré en cada uno de mis insomnios. Lloré en la tempestad que eran mis sábanas vacías, en el cierzo que soplaba en ellas. Lloré buscando tu olor en mi té moruno, en infusiones de poleo.. en las perfumerías buscando el olor que a gotas me regalabas en tu cuello. Lloré congelando el pasado en el frío de una terraza de invierno, en el fondo de una cerveza que estaba más vacía que yo, en el vapor de un café frío.

  Deshabité nuestras conversaciones nocturnas. Marché y te dejé marchar. Quererte no me costó nunca, aunque jamás te lo dijera. Cuando te llamaba con cara de estúpido quinceañero y te decía ‘cariño, no sabes este fin de semana lo que te espera’, haciendo gala de esa adicción mía, de querer sorprenderte sin saber bien ni cómo ni por qué.

  Desde aquella noche de Noviembre en que dejamos las soledades fuera, abrigados por el calor de aquel bar, riendo por aquella camarera inexperta. En la tertulia, los ‘acho’ de sus habitantes, entre las mentiras de una sola verdad, esas centellas que se me cruzaban al mirarte, huidos de tantas historias.. desde aquel Diciembre.

   Me dejé raptar, aquejado aún del Síndrome de Estocolmo, aún antes del secuestro; soñando rebeldías tras tu boca, regocijado bajo la idea de tu sudor en mi pecho, contándote aquellos cuentos mientras te acariciaba el pelo..

  El tiempo pasó riéndome del invierno y tú cogida a mi brazo, intentando que te la quedaras alguna vez en aquel parque, deambulando por aquellas calles que ya no recuerdo.. Las noches dormido en tu espalda, la memoria atada a tus besos, a la eternidad de mi mano en tu espalda.

  Me marché en una soñada primavera, y de pronto me di cuenta de que era alérgico a sus flores, a la vida. No me quedó otra que huir de una ciudad finita y finiquitada, sin ti. Me marché a un invierno de cambio, alegando motivos laborales, cuando lo único que quería era despedirme del ansia de saberte entre los besos de otro, abrazados en las mismas calles, en el mismo lago en el que me vieron resucitar aquellos patos..

  Me fui.

  Se me acumulan los finales para esta historia. Quizá por miedo protagonice una huida más..  

Un lunes que se va..

Publicado en Relatos el 14 de Noviembre, 2011, 23:48 por -SaLeM-
  ..qué mundo este.

  Este año veo despedirse a mi particular otoño con suavidad. En realidad me recuerda un poco a mí, reinventándose de vez en cuando para dejar paso a la siguiente estación. Se me han caído ya algunos sueños y el viento fue el encargado de llevárselos a cientos de kilómetros, lejos de mi ciudad, lejos de tantas cosas que tardé tanto en construir..

  Ahora solo pienso en viajar lejos. En dibujar corazones y escribir nuestros nombres en el vaho de otras ventanas. Sigo soñando aún a pesar de tener el corazón embargado y con una orden de desahucio a punto de ejecutarse.

Disfruto con cada kilometro recorrido. La ventanilla de mis transportes me enseñan cientos de caminos por los que me gustaría correr, alguna que otra montaña que me desafía a escalar, y por qué no.. la imaginación ha volado libre entre las manos de alguna compañera temporal de viaje. Fantasías que apenas duraban unos segundos en las que ella era Penélope y yo desembarcaba en Ítaca.

  ..y llegar a la estación ahí estás tú, sentada tímida con una sudadera azul, con la sonrisa escondida con el pelo y un abrazo que perdiste por el camino. Ahora que la distancia se reduce y es momento para despertar, para darle forma a todos nuestros sueños.. una distancia invisible, extraña y tímida cobra protagonismo en el andén. Yo en silencio me pregunto el porqué de tanta urgencia y ahora este fracaso.

  ¿Me permitís que me salte el resto de la historia? Prometo escribir sobre ella, pero no ahora.. Vamos a pulsarla y que corra un poco hacia adelante.

  ..pero aún es lunes, se resiste a terminar. A estas horas mi taza de té ya se pierde en el fregadero y mis manos siguen esperándote. Mientras me pongo a recordar como debajo de las sábanas se iluminaban unas luces imaginarias por tu espalda mostrándome el camino, una libélula inquieta y juguetona me revolotea en el pecho, aquí y allá, imposible de parar. ¿Has intentado alguna vez coger una..? Solo así sabrás de lo que te hablo. De mi imposibilidad de no sentirte, de intentar "morderme la lengua".  

  Entre tanto hemos tenido tiempo para perdernos, para reencontrarnos, para maldecirnos y para enamorar(me)nos una más. Para apretar fuerte los dientes o para perder sonrisas distraídas al leer las "casualidades" que encontramos por ahí. Ya nos hemos hablado claro, pero aún no nos hemos hecho cosquillas al oído.. ¿Qué tal si nos sentimos claro también? Venga, tú primero, me la debes.

  Tú, perdida por los efectos del aguarrás. Yo, envuelto en una fantasía que no quiero vivir, una noche más. Qué ironías.

  ..y como soy especialista en estropear las cosas, "te voy a hablar claro", corazón. Que no me creo nada, nada en absoluto. Ya no me fío de aquello que dicen que "el mundo es muy pequeño", que "la distancia no importa" y aquello de "los polos opuestos se atraen". No, de verdad que no.

  ¿Si el mundo es tan pequeño porqué estamos tan lejos? ¿Me explicas quién me arropará en la distancia los días de frío? Y lo de los polos opuestos me parece una tontería.. porque aún camino por la calle y nuestras manos no se han encontrado aún.

Menta dulce

Publicado en aLGuieN.. el 10 de Noviembre, 2011, 21:21 por -SaLeM-
Este silencio que ahora me acompaña, ese ruido que en ocasiones produce un eco que me vacía aún más por dentro.. Es como aquel colgador sin sombrero, o como aquella ventana que quedó huérfana y sin su silueta despidiendo. Todo esto tiene un poco de sabor a ti, sabor a menta..

  Es algo que de tanto decírtelo no desgasto. Creo que ya sabes que te echo de menos..

  Quise perderme en ti, estacionar en tu cuello un otoño apresurado y hacer que cayeran miles de besos, que el invierno cubriera toda la habitación y encontrar una primavera florecida y cálida en tu espalda debajo del nórdico. Que cuando decidiste salir de la cama por tu té ensayé más de un desmayo y una cara huérfana con ojos brillantes para después hacerme de querer y sentirte cerca de mí, de ‘nosotros’. Al poner los pies en el suelo y ver mi cuerpo algo más gastado y lleno de derrotas en el espejo vienes a robarme el tiempo con un abrazo por la espalda, a cogerme de la mano y hacerme sentir..

  Será.. que no paro de recordarte cuando mi té humea aquel sabor, que masticar chicle ya no es lo mismo, me traslada a un andén cargado de recuerdos y una caricia distraída que no sabías bien asimilar..

  Y me sonrío una vez más cuando el teléfono se convierte en una góndola que viene desde Venecia, me trae noticias lejanas de ti y me hace flotar durante un rato. Preparo algo para cenar, descorcho una botella y te espero al otro lado del cristal, improvisando una llegada imaginaria y unas ganas locas de verte. La lluvia de la calle entonces se convierte en una fiesta y yo envidio de tantas gotas de lluvia por ganarme la partida de llegar antes a tu cara, a colarme entre tu pelo..

  Admítelo. Que yo siempre he sido de fresa y bollicaos cargados de chocolate. Que mis recuerdos más lejanos aún esquivan al monstruo que me atormentaba por el pasillo y que antes había visto en la televisión. Que me dormía cuando me tocaban las orejas.. Yo tendré que admitir que ahora me volví adicto a la menta, a esa dulzura con la que solo tú me la haces llegar. A que mi brazo sea tu manta por las noches y a montar guardia para que nada ni nadie se atreva a interrumpir tus sueños.

  ..que te echo de menos.