Febrero del 2015


La cuerda floja

Publicado en El que suscribe.. el 25 de Febrero, 2015, 19:54 por -SaLeM-

  ..no pienso en el vacío que hay debajo, sino, en el final de la cuerda.

Noto el aire que me pasa entre los dedos, que me acaricia la cara cuando miro abajo y veo la caída.. Un paso, y otro, y otro más.. Despacio, noto la cuerda bajo mis pies como cada vez se va haciendo más delgada, y cómo va trenzada.. Apoyo primero la punta de los dedos, y tras un suspiro largo, puedo apoyar el resto.. Y como una bailarina, intento levantar el pié que quedó atrás..

  Camino por la cuerda imaginando que me coge las manos, que me calma con la mirada, que corrige cada uno de mis pasos.. y no veo más vacío que llegar al final y ver cómo me suelta.

   Conozco cada uno de los riesgos de andar por su cuerda floja. Sin nada que me proteja de la caída, ni nadie que me pueda convencer que caminar a más de cincuenta metros de la luna pueda ser una estupidez.. Sólo miro hacia arriba y pienso. Todo saldrá b..

  ..y si me caigo?

  Una cicatriz me recordará el golpe y la altura. La distancia recorrida me ayudará para dar los siguientes pasos cuando lo vuelva a intentar, a aventurarme de nuevo a caminar sobre el vacío. A ver el mundo desde lo alto con una red que me asegure que si el viento me hace caer sólo sean metros y no mi vida lo que me juegue esa vez.

  ..y si llego al final?

  Disfrutaré mientras camine el poder acariciarte desde lo alto, sin distinción de noche o día, dejando que sean las estrellas las que te dibujen en la espalda, a saltar hacia arriba sin miedos. Enamorarme cada vez que abra los ojos después de pestañear..

  No sé si esta vez será la buena.. Si será la vez que mire sonriendo mis zapatos, o me toque tejer la cuerda con mis manos..

Viernes

Publicado en Confesiones el 22 de Febrero, 2015, 17:30 por -SaLeM-

  ..como Tina Grey en Elm Street. No le tengo miedo a soñar, sino, a mis sueños. Al final acaban haciéndome daño.

  Ella llenaba su vacío a base de tragos largos, poniéndole plazos al amor y condiciones al aire que les acompañaba por las noches. Enamorada de una frase a medias y otra interrumpida, se preguntaba qué era aquello que no hacía bien para que fueran centímetros lo que la separasen de él, y no un cuerpo vacío con algún que otro espacio interdental. Arrugas contra cicatrices.. o una espera demasiado larga contra un ‘vete ya’ que no acaba de llegar.

  Yo.. La acaricié tantas veces con la yema de los dedos desde la pantalla que de forma inconsciente miraba de reojo si se la perdía alguna letra, algún beso distraído.. o si me enviaba una nota de voz golpeando breve el sofá reclamándonos allí. Al salir del bar reconocí que me necesitaba y me intenté consolar dentro de ella. A ver quien recoge ahora todas las promesas que me hice a su lado y que quedaron por el suelo, antes de que las moje la lluvia..

  ..y a pesar de todo aún seguimos ahí, muchas veces sin saber bien qué decir, pero entendiéndonos más de lo que nos gustaría. ¿Nos regalamos esta canción?

A destiempo

Publicado en El que suscribe.. el 18 de Febrero, 2015, 20:13 por -SaLeM-

  Los caprichos del destino..

  No, no fue casualidad que el mes de Julio nos pusiera allí. A ti no te querían, a mi ya no podían.. y tal vez fue por eso que nos escondíamos con el sol para gritarnos con la mirada tantos desencuentros cuando doblábamos la esquina. Mi simpatía se confundió con tu sonrisa, y el pequeño hizo el resto..

  Me contabas detrás de la cerveza que tenías el alma tan vacía como la anterior que bebimos con más prisa que sed. Con unos grados de más fue sencillo recitarte la ‘mala sangre’ de mis noches en urgencias, de los empujones que me dio la madurez y de la navidad que días antes se llevaron sin avisar. Pusimos a los nuestros en su sitio, nos mostramos las llagas y nos lamentamos, una vez más, por cada una de las derrotas.

  Te besé.. no porque la música estuviera alta, o porque el frío a esas horas fuera menos por el alcohol.. No. Lo hice porque prometiste luchar contra mis monstruos, preparar café para dos por las mañanas, eliminar ‘tuyo’ y ‘mío’ para decir ‘nuestro’. Porque me equivoqué..

  ..recuerdas? Para ti, mi edad era un problema importante. A ver si alguna vez entiendes que 17 no son mis inviernos, sino, mis derrotas.

  Me encontré en una burbuja.. Con las sábanas pegadas por las promesas de la noche anterior y más besos de los que podía asimilar. En una de tantas conversaciones entre sonrisas me explicó que se hacía la dormida cuando hacía guardia en su espalda por las noches, que no quería soñar sin mi, no mientras yo estuviera despierto. Digamos que.. fui feliz cuando su voz me llegaba al coger el ascensor..

  ..y sí. Yo era tan feliz como lo fue su despacho con flores, o como su teléfono al recibir caricias cuando el mío descansaba encima de la mesa. Hubo que esconderse en alguna ocasión por si otro ‘alguien’ descubría nuestro desastre.. Y no, ahora sé que no estoy loco, pero sí más dolido por haberme enamorado de una mentira compartida.

  Por esa mentira he apartado de mi lado un corazón, he negado un beso y he dormido menos de lo que debería. He llorado..

  Es hora de mirar hacia adentro, empezar a necesitarme un poco más.. y de volver a casa. Vuelvo con una gran historia y una anécdota que se resiste a marcharse.. aunque me deje por el camino todo lo demás.

Aprender a vivir

Publicado en El que suscribe.. el 7 de Febrero, 2015, 15:08 por -SaLeM-
  Siempre fui un mal estudiante, y en ocasiones, peor persona.. y todo por la misma razón.

  Siempre navegué entre libros que decían ‘equivocados’, con personas que tenían habilidades diferentes a mis actitudes, y que gracias a mi madurez incompleta, pero prematura, nunca me propuse absorber. Y han sido muchos los caminos en los que me ha puesto la vida, aunque mi curiosidad se me adelantara siempre y me empujara a conocer otros senderos, a ver el mundo de otra forma.. Conozco la vida de muchos colores..

  Me negaba a aprender grandes problemas, derivados algunos de preguntas rarísimas, fórmulas y esquemas imposibles.. y no era por falta de esfuerzo, sino, porque desde bien temprano aprendí que no me prepararían para la vida.. aunque a mi madre en ocasiones la costó más de una noche sin dormir y palabras arrepentidas después. Y no hubo manera.

  Después de todo, nadie me preparó para la vida..

  Ninguna ecuación sabe cómo poder abrazar, sólo abrazar.. y resolver a su vez la incógnita que esconde otro cuerpo.. De llorar a veces en el hombro de una sonrisa que se siente confidente, y a la vez desconocida.

  Busco aún la sintaxis nominal para ser yo quien algún día de el primer beso. Encontrar ese momento, ese renglón, mirar a los ojos y.. dejar que el mundo gire, o que explote.. No soy más que un sujeto absurdo que se esconde detrás de su sonrisa, el inicio de mis sueños. De sentir su mano en mi cabeza, alejando de ella ideas lejanas y caducadas..

  Encontrar una mano que apriete la mía y me guíe por la calle, que se pierda debajo de las mantas del sofá. Que sea cómplice. Que se atreva a ser furtiva aún cuando nos atropellen un millón de palabras. La única clase que me apasionaba era la de Historia, porque conocía la de otros, pero no hago más que inventar la mía una, y otra, y otra vez..

  He madrugado más de lo que me gustaría, y he cargado con libros que no me han enseñado cómo curar un corazón herido.. Quizá sea por eso que me lo han roto tantas veces, y tantas veces lo parcheé.. para salir del paso, como hacía entonces..

  No.. No estoy preparado para la vida.. No para esta.

  Ojalá alguna vez encuentre alguien que me explique el significado de todas estas cosas.. Esta vez sí, prometo prestar atención.


  Gracias a por prestarme un poquito de inspiración.

Noches en azul

Publicado en El que suscribe.. el 4 de Febrero, 2015, 20:17 por -SaLeM-

  Por una vez, gracias a mis miedos pude conocer el sabor de un invierno.

  Una noche encontré su azul a medio gas, intentando buscar reflejo en aquel verde descuidado a veces. A ambos nos hubiera gustado que hubiera sido una casualidad quien la hubiera puesto allí, y ahora sé que fue por eso que cuando traté de saber sus respuestas se daba la vuelta y me decía que ‘no era nada’ y me despedía hasta el final de la siguiente madrugada.

  A lo largo de los días me dejaba entrever que rimaban sus años y mis fracasos. Ambos llevábamos una derrota, la suya sin apenas tiempo, y la mía anunciada meses atrás.. En uno de aquellos momentos me miró a la cara y me dijo que cambió por exigencia unos días lejos por cajas de cartón duro y maletas, de remover los recuerdos y dejarle descubiertos al polvo en las estanterías. Me precipité y la ofrecí mi mano, inventarme un amigo por un rato, y lo demás.. se lo llevaría el viento. Y no me escuchó. Y me caí por dentro..

  Soy una persona impuntual, despistado, y aquellas veces era yo quien le ganaba tiempo al reloj para saber si por fin me enseñaría sus heridas, o para hacernos compañía cuando aún no habían puesto las calles, cuando nadie nos veía. Jamás sabrá que sus ‘ojalá’ se hacían realidad cuando me decían ‘que tengas un buen día, Salem’ y me pasaba el día colgado pensando en nuestro momento..

   Llegué a odiar los sábados y los domingos. Los despertares sin hora de los que tantas veces os hablo en Twitter y que tanto me hacen falta. Buscaba como un furtivo sus pasos entre los restos de pino seco por si se me había adelantado..  


  ..pero esta es una historia larga de contar. Me gustaría haceros sentir al menos una parte de lo que sentí yo. Y aunque los más cercanos ya conocéis los detalles.. Dejadme que ella también sea una de mis letras.