A destiempo

Publicado en El que suscribe.. el 18 de Febrero, 2015, 20:13 por -SaLeM-

  Los caprichos del destino..

  No, no fue casualidad que el mes de Julio nos pusiera allí. A ti no te querían, a mi ya no podían.. y tal vez fue por eso que nos escondíamos con el sol para gritarnos con la mirada tantos desencuentros cuando doblábamos la esquina. Mi simpatía se confundió con tu sonrisa, y el pequeño hizo el resto..

  Me contabas detrás de la cerveza que tenías el alma tan vacía como la anterior que bebimos con más prisa que sed. Con unos grados de más fue sencillo recitarte la ‘mala sangre’ de mis noches en urgencias, de los empujones que me dio la madurez y de la navidad que días antes se llevaron sin avisar. Pusimos a los nuestros en su sitio, nos mostramos las llagas y nos lamentamos, una vez más, por cada una de las derrotas.

  Te besé.. no porque la música estuviera alta, o porque el frío a esas horas fuera menos por el alcohol.. No. Lo hice porque prometiste luchar contra mis monstruos, preparar café para dos por las mañanas, eliminar ‘tuyo’ y ‘mío’ para decir ‘nuestro’. Porque me equivoqué..

  ..recuerdas? Para ti, mi edad era un problema importante. A ver si alguna vez entiendes que 17 no son mis inviernos, sino, mis derrotas.

  Me encontré en una burbuja.. Con las sábanas pegadas por las promesas de la noche anterior y más besos de los que podía asimilar. En una de tantas conversaciones entre sonrisas me explicó que se hacía la dormida cuando hacía guardia en su espalda por las noches, que no quería soñar sin mi, no mientras yo estuviera despierto. Digamos que.. fui feliz cuando su voz me llegaba al coger el ascensor..

  ..y sí. Yo era tan feliz como lo fue su despacho con flores, o como su teléfono al recibir caricias cuando el mío descansaba encima de la mesa. Hubo que esconderse en alguna ocasión por si otro ‘alguien’ descubría nuestro desastre.. Y no, ahora sé que no estoy loco, pero sí más dolido por haberme enamorado de una mentira compartida.

  Por esa mentira he apartado de mi lado un corazón, he negado un beso y he dormido menos de lo que debería. He llorado..

  Es hora de mirar hacia adentro, empezar a necesitarme un poco más.. y de volver a casa. Vuelvo con una gran historia y una anécdota que se resiste a marcharse.. aunque me deje por el camino todo lo demás.