Junio del 2015


De noche..

Publicado en Relatos el 8 de Junio, 2015, 20:59 por -SaLeM-
  ..y todo esto, cabe en un mensaje de WhatsApp.

  Conozco el contorno de un abrazo cuando decides cerrarte, pero no los vaivenes que hacen falta para que te quedes dormida.

  Te abres y das besos con demasiada culpa, aún.. Crees que yo también te diré aquello de ‘Mía, mía, mía’ cuando en realidad te estoy diciendo lo bonita que estás detrás de un beso, o te recito marcando los tiempos. La de sonrisas que se me caen por el camino por las prisas de llegar a ti..

  Ya nadie te va a tratar peor que tú misma, ni tus despistes ocasionales. No me pidas más amor con la boca torcida, déjame soplarte el cuello y hacerte sentir..

  ..que quiero que seas lo que lleva el final de ese trozo de mi aliento.

 Mi deseo.


  Más sonrisas entre líneas. Y ya van dos.

  A la tercera, y esta vez sí, os lo cuento de otra manera.
 

Apuntes

Publicado en Relatos el 5 de Junio, 2015, 23:50 por -SaLeM-
 

- ¡¡No corras!! ¡¡Que te vas a hacer daño!!

..y así fue, que se me cayó la vida por las escaleras, mirándo los escalones de tú a tú. Es decir, a golpes.

  Prometí no volver a ceder, y acabé durmiendo con medio cuerpo fuera del colchón, para calmar su vértigo por volar tiempo atrás con las alas equivocadas. Horas antes se había encargado de las heridas de mi último invierno, de sumarle ganas y no metros a la distancia.. y de besarme la boca, y no la mejilla, para no decirme "adiós", sino, "vuelve pronto, por favor".

  Ni yo entiendo mis propios miedos. Tampoco sé porqué se pone de puntillas para quererme, de cerca, cuando mi corazón vive a la altura de su boca, o me abraza desde abajo para subirme de nuevo. Pero sí conozco la cara que pone cuando se me resbaló la mano entre sus dedos.. Me dijo "Ven, Caperucita. Que quiero verte de cerca. Olerte de cerca. Quererte mejor..".

  ..seguiremos sonriendo entre líneas, por ahora.

Desordenes y ausencias

Publicado en El que suscribe.. el 3 de Junio, 2015, 22:59 por -SaLeM-
..y todo esto, sin querer. Y por querer, también.

  El caso es que llevo ya demasiados golpes en el pecho -y no de orgullo, precisamente- que me acompañan en una vida aún a medio recoger. El frío ya no me habla de los inviernos que ya sabemos, todo el amor que llevaba en la garganta se fue hace unas semanas tosiendo, de la mejor manera, porque ya tragué bastante amargo..

Digo yo.

  Tengo el pasillo sembrado de recuerdos y maletas, algún que otro libro abierto que viaja en la mochila.. y unas cuantas despedidas pendientes, incómodas y a media luz en un par de callejones de Zaragoza. Ya me lo avisó mamá, pero siempre fui de jugarme la vida.. y de perderla.

Por segunda vez.

  ..y aquí acaban las excusas.

  En un ratito, más. Todo requiere tiempo y medida.

  ..y tú también, bicho bola.