Relatos


De noche..

Publicado en Relatos el 8 de Junio, 2015, 20:59 por -SaLeM-
  ..y todo esto, cabe en un mensaje de WhatsApp.

  Conozco el contorno de un abrazo cuando decides cerrarte, pero no los vaivenes que hacen falta para que te quedes dormida.

  Te abres y das besos con demasiada culpa, aún.. Crees que yo también te diré aquello de ‘Mía, mía, mía’ cuando en realidad te estoy diciendo lo bonita que estás detrás de un beso, o te recito marcando los tiempos. La de sonrisas que se me caen por el camino por las prisas de llegar a ti..

  Ya nadie te va a tratar peor que tú misma, ni tus despistes ocasionales. No me pidas más amor con la boca torcida, déjame soplarte el cuello y hacerte sentir..

  ..que quiero que seas lo que lleva el final de ese trozo de mi aliento.

 Mi deseo.


  Más sonrisas entre líneas. Y ya van dos.

  A la tercera, y esta vez sí, os lo cuento de otra manera.
 

Apuntes

Publicado en Relatos el 5 de Junio, 2015, 23:50 por -SaLeM-
 

- ¡¡No corras!! ¡¡Que te vas a hacer daño!!

..y así fue, que se me cayó la vida por las escaleras, mirándo los escalones de tú a tú. Es decir, a golpes.

  Prometí no volver a ceder, y acabé durmiendo con medio cuerpo fuera del colchón, para calmar su vértigo por volar tiempo atrás con las alas equivocadas. Horas antes se había encargado de las heridas de mi último invierno, de sumarle ganas y no metros a la distancia.. y de besarme la boca, y no la mejilla, para no decirme "adiós", sino, "vuelve pronto, por favor".

  Ni yo entiendo mis propios miedos. Tampoco sé porqué se pone de puntillas para quererme, de cerca, cuando mi corazón vive a la altura de su boca, o me abraza desde abajo para subirme de nuevo. Pero sí conozco la cara que pone cuando se me resbaló la mano entre sus dedos.. Me dijo "Ven, Caperucita. Que quiero verte de cerca. Olerte de cerca. Quererte mejor..".

  ..seguiremos sonriendo entre líneas, por ahora.

Luces azules

Publicado en Relatos el 28 de Diciembre, 2013, 16:15 por -SaLeM-

  Entraste por la puerta de atrás un 12 de Marzo, y aunque lo intento, no puedo olvidarme de ti..

  Por aquel entonces arrastraba derrotas inconscientes, había aprendido a llorar con los dedos y sólo quería dibujar un futuro lejos de mis sueños. La vida se me había sentado en el lugar equivocado y me repetía que no podía caer más profundo, pues acababa de llegar ahí. Cuando se me hizo de noche una escala de grises me dio forma al pequeño universo que tiempo atrás construimos, aquel universo de diecisiete millones de colores..

  De tanto me aireaban se me llenó hasta el nombre de miseria y polvo. Ya no sabía vivir sin mi ración diaria de amenazas y reproches equivocados, sin notar que había vuelto a equivocarme. Por aquel entonces compartía habitación, hice de su puerta un muro infranqueable que bloquease todo lo mundano, era un reflejo vivo de las prisas con las que vivía aquellos días. Era tiempo difícil para vivirlo sólo, que cuando más necesité a los míos se hacían humo y solo encontraba palabras al otro lado del teléfono. Palabras.. Y por (des)gracia tuve que buscar la luz sin saber por dónde empezar.

  ..y se hizo la luz.

  En este blog hay caricias y besos, y a la vez pedradas intencionadas entre los comentarios. Existe la opción de hacerlo por privado, pero la mayoría de esas letras ya son historia, y digo, la mayoría..

  Lo hizo en privado, o como ella me dijo, "por la puerta de atrás", como algún que otro por entonces. Se me presentó como "tu peor pesadilla en Twitter"  y me dio por entender que el juego de las palabras desconocidas seguía. Otra "intrusa" que pensé aburrida, o un rato vacío en el que lanzarme más letras. Esta vez eran letras diferentes al resto, que no llevaban arena y sí me tendía la mano "por si alguna vez quería hablar".

  Encontré un consuelo entre sus letras y una historia relativa a la mía. Algunos años más y la inexperiencia por abandono, una vida recorrida siempre entre la maleza, dos luceros adolescentes. Era extraño confesarse de esa manera, que siempre, Marxista-Leninista yo, he reusado la religión, y esa vez encontraba paz al otro lado de la pantalla. Me vaciaba a medida que tecleaba, y juntos pasamos a reírnos del dolor. Nos hicimos amigos.

  Era la luz azul la que buscaba por las noches cuando el miedo dormía en su orilla. Y mientras recogía mis miserias, me despedía de mi camarada más cercano con la promesa de volver (..y jamás le olvidé), ella quiso acompañarme en la maleta, aún desde el otro lado.

  Me hablaba de sus miedos, sus alegrías, sus ganas, su forma, sus maneras.. y yo me lo creí. Me creí desde el principio que sus labios estaban llenos de mentira y sus manos vacías después de algunos años compartidos. Me creí también que buscaba su brazo para dormir, que lo suyo solo eran días. Conocí su (dura) realidad de manera intermitente, y lloré alguna vez también.. Letra a letra, azules ellas, rabiaba unas veces y celaba en otras, la repetía que detrás de todo eso aún había esperanza, que la encontraríamos..

  Y fueron pasando los días, las letras, las aventuras, las ganas.. Ella me presentó su ilusión, y precipitado yo, también la enseñé la manera de acurrucarse al dormir. No quiso hacerme caso alguna vez y se entregaba al vino equivocado, a las ganas de abrazar en verano y morir de frío meses después. Perdí también la cuenta de sus "Ten cuidado, Salemcito, que por el embudo entrarás de golpe, y de tanto dar vueltas no te gustará la salida..", y me tocó unas cuantas veces. Digamos que nos equivocamos ambos a sabiendas, que nos dejamos llevar por las ganas y la soledad de mis días y su media vida entera.

  Pasamos un tiempo equivocados entre el silencio y las notas equivocadas, y lo inesperado no tardó en llegar..

  Ella propuso quererme, y yo propuse que me quisiera. Me pidió que la enseñara qué había al otro lado del mar, a qué huelen unas manos limpias de odio, que quería empezar a vivir a sus –taitantos. La ofrecí el desconocimiento y mi inexperiencia en algunas cosas, que mis arrugas en la frente hablaban por sí solas y las cicatrices no salieron solas. Y nos quisimos con el trato de yo la enseñaría a caminar y ella me enseñaría a querer.

  ..y entonces allí estaba ella, al otro lado de la cinta, con ropa oscura y una camiseta azul. La delataba su sonrisa y las gafas, su movimiento inquieto de manos al verme. Yo llevaba unas horas de más en el tren y desperté literalmente en sus brazos, uno de esos abrazos interminables. Desde ese momento ya no quería nada más, me fue suficiente. Se me encendieron de golpe tantas y tantas letras..

  Me miraba mucho, me frotaba el brazo repetidas veces. Me ponía nervioso la indefensión de la vergüenza que sentía en aquel momento, me hice pequeño por unos instantes. Sabía que me arrepentiría más tarde por no atesorar cada gesto, cada una de sus palabras, su forma de retirarse el pelo de la cara.. Pero ahí tenía mi vida, no sabía bien por qué costado cogerla.

  Olvidé el resto del tiempo cuando me besó. Cuando pulsé el botón del ascensor y me la encontré de frente. Cerré los ojos y me dejé llevar.. y aún no he conseguido traerme de vuelta. Si pudieran hablar las calles de la capital de mi felicidad aquellas horas.. Si pudieran hablar de la textura de sus dedos.. Si pudieran hablar de cómo la pasaba el aire entre el pelo.. Estoy convencido que si pudieran, también se habrían enamorado de golpe. Difícil entender como aquella tonalidad gris que os conté más arriba estallaba en trocitos y se expandía lejos de todo. Me devolvió los colores, me puse rojo también.

  La magia de despertar a su lado, sus "buenos días, pequeñín", las ganas de pasar rápido los días para repetirlo una y otra vez..  Recordarla amanecida entre aquel mar de sábanas, recordar su voz.. Me hacía olvidar cada vez que la maldije cuando sus letras acababan con un punto, cuando se me acababa la novela.

  "Cuenta conmigo. Escríbeme al llegar. Sé feliz".

  Al llegar empezaron los remordimientos, los miedos, la incertidumbre del qué pasaría mañana.. y el puñado y medio de kilómetros empezó a surtir efecto. Que seguíamos queriéndonos, que ya no escondíamos a nadie aquello, que una guitarra la explicó su ser. Perfecta. Que se hacía difícil dormir tan frío, el aire se volvió áspero, los días eran más largos.. Las letras se tornaban extrañas, y cada vez más difíciles, se mezclaban entre sí. Cada vez que llegaba su voz aquí todo se veía diferente..

  ..y acabó.

  Desde aquel día he mudado algunas veces de piel, incluso se volvió hipersensible por rozarme con quien no debía. Los amaneceres han sido más discretos, he ensayado mis despertares por si alguna vez entre mis equivocaciones habituales volvieras tú al otro lado, sonrío, y te imagino marchando de nuevo con la sábana hacia el baño. He dejado ya de viajar porque no frecuentabas ningún andén y no quería verlo de nuevo sin ti, así es menos duro.

  Te volví a escribir alguna vez letras sin sentido, la cerveza en ocasiones habló de ti más alto de la cuenta y me quedé entonces con la compañía de la cuenta. No han sido pocas a las que tallé con los ojos, que intenté encontrar un absurdo parecido.. No han sido pocas las veces que te he echado de menos.

  Si esta vez me leyeras, sólo prométeme que estarás bien. Que volverás a soñar. Que los desencuentros no te apaguen el día. Que seguirás teniendo húmedo el pelo y las manos te seguirán oliendo a sal.

  Yo.. Prometo seguir echándote de menos.

  Nada de esto tiene sentido sin
una canción

Letras

Publicado en Relatos el 21 de Diciembre, 2013, 13:06 por -SaLeM-

  A esas horas el caos ciudadano de la zona era latente después de los últimos tachones que alguien decidió hacer en los planos municipales. Para mí, como ciudadano desubicado, había montones de luces que se movían demasiado rápido, otras con demasiada impaciencia.. y no faltaban los codazos sin disculpa.

  Pasa, que a la hora de contar siempre suelo olvidar que me llevo una, todo fue fruto de mi enemistad con los números.. Necesitaba el regalo perfecto, era el lugar más cercano a mi casa, aún me quedaban montones de cosas por hacer, el camarada Súgus me esperaba con frío en el patio de casa.. Un cúmulo de casualidades fueron las que me hicieron ir a esa librería en particular.

  Al llegar allí la puerta estaba cerrada. Después de unos instantes observando las últimas novedades del escaparate decidí plantarle cara a la encrucijada de estanterías, baldas y torres de libros que había dentro. Quizá fue que a mí también se me acabó la paciencia por un instante, que después de las últimas circunstancias agradezco más el contacto humano, o aprovechar la ocasión para entablar conversación. Allí estaba ella, y a ella acudí.

  Tenía una sonrisa tímida, el pelo suelto y ondulado, unos ojos pequeños.. Al hablar no miraba hacia mi y quizá me resultó extraño, pero entendí que la experiencia repetida (por desgracia) por la educación en ocasiones de los demás la enseñaron a realizar su trabajo sin distracción. Preguntas ligeras sobre mi búsqueda allí, respuestas por si este o aquel libro fuese el adecuado, hasta que decidí romper la barrera de su profesionalidad haciendo una estupidez, hacerla sonreír..

  Tal vez fue al mirarme por encima de las gafas, o al retirarse el pelo de la cara.. y sonrió. Y yo me perdí. Y empecé a imaginar deprisa montones de historias , a imaginar sobre sus gustos, su nombre.. y ella siguió mirándome, y sonreía. Y la veía con sus dedos largos y finos moverse rápido entre tantos volúmenes. Me preguntó en alguna ocasión si aquel libro era el adecuado y a punto estuve de responderla que sí, que después del trabajo pasaría a recogerla. Y nos vi tomando café, cosquilleándome la boca del estómago, poniéndome cada vez más nervioso..

  ..pero en mi hora de volver a la realidad y no querer hacerla perder más tiempo decidí aceptar uno de tantos. Ella marchó, y enseguida volvió con más clientes mientras miraba con indiferencia unas letras. Nos mirábamos de reojo, yo para ir desconectando de poco en poco y ella (entiendolo así..) para maldecirme una y otra vez por el desastre y desorden de todos aquellos libros que habíamos sacado.

  Llegó la hora de pagar y marchar mientras observaba media docena de biografías oportunistas de Mandela. Pero otra vez apareció por allí, y se me entremezclaron una sensación de sensaciones incompatibles. Por un lado, el cogerla de las manos y correr hacia la montaña que enseñaba el libro que abría para otro cliente distraído. Por otro, un pequeño murmullo que compartimos para, de nuevo, volver a perderme..

 - "No te preocupes, estaré bien". Creo que fue algo así lo que me dijo, o posiblemente imaginé mientras marchaba de allí.. Y volví a encontrarme de nuevo en una ciudad fría, inoportuna a veces. Me volví un instante allí fuera para verla por última vez, y me fijé como, mientras nadie miraba, corría a la sección que había delante del mostrador, para volver a casa. A un libro de cuentos, lleno de finales felices.

..y cómo no,
una canción

Un lunes que se va..

Publicado en Relatos el 14 de Noviembre, 2011, 23:48 por -SaLeM-
  ..qué mundo este.

  Este año veo despedirse a mi particular otoño con suavidad. En realidad me recuerda un poco a mí, reinventándose de vez en cuando para dejar paso a la siguiente estación. Se me han caído ya algunos sueños y el viento fue el encargado de llevárselos a cientos de kilómetros, lejos de mi ciudad, lejos de tantas cosas que tardé tanto en construir..

  Ahora solo pienso en viajar lejos. En dibujar corazones y escribir nuestros nombres en el vaho de otras ventanas. Sigo soñando aún a pesar de tener el corazón embargado y con una orden de desahucio a punto de ejecutarse.

Disfruto con cada kilometro recorrido. La ventanilla de mis transportes me enseñan cientos de caminos por los que me gustaría correr, alguna que otra montaña que me desafía a escalar, y por qué no.. la imaginación ha volado libre entre las manos de alguna compañera temporal de viaje. Fantasías que apenas duraban unos segundos en las que ella era Penélope y yo desembarcaba en Ítaca.

  ..y llegar a la estación ahí estás tú, sentada tímida con una sudadera azul, con la sonrisa escondida con el pelo y un abrazo que perdiste por el camino. Ahora que la distancia se reduce y es momento para despertar, para darle forma a todos nuestros sueños.. una distancia invisible, extraña y tímida cobra protagonismo en el andén. Yo en silencio me pregunto el porqué de tanta urgencia y ahora este fracaso.

  ¿Me permitís que me salte el resto de la historia? Prometo escribir sobre ella, pero no ahora.. Vamos a pulsarla y que corra un poco hacia adelante.

  ..pero aún es lunes, se resiste a terminar. A estas horas mi taza de té ya se pierde en el fregadero y mis manos siguen esperándote. Mientras me pongo a recordar como debajo de las sábanas se iluminaban unas luces imaginarias por tu espalda mostrándome el camino, una libélula inquieta y juguetona me revolotea en el pecho, aquí y allá, imposible de parar. ¿Has intentado alguna vez coger una..? Solo así sabrás de lo que te hablo. De mi imposibilidad de no sentirte, de intentar "morderme la lengua".  

  Entre tanto hemos tenido tiempo para perdernos, para reencontrarnos, para maldecirnos y para enamorar(me)nos una más. Para apretar fuerte los dientes o para perder sonrisas distraídas al leer las "casualidades" que encontramos por ahí. Ya nos hemos hablado claro, pero aún no nos hemos hecho cosquillas al oído.. ¿Qué tal si nos sentimos claro también? Venga, tú primero, me la debes.

  Tú, perdida por los efectos del aguarrás. Yo, envuelto en una fantasía que no quiero vivir, una noche más. Qué ironías.

  ..y como soy especialista en estropear las cosas, "te voy a hablar claro", corazón. Que no me creo nada, nada en absoluto. Ya no me fío de aquello que dicen que "el mundo es muy pequeño", que "la distancia no importa" y aquello de "los polos opuestos se atraen". No, de verdad que no.

  ¿Si el mundo es tan pequeño porqué estamos tan lejos? ¿Me explicas quién me arropará en la distancia los días de frío? Y lo de los polos opuestos me parece una tontería.. porque aún camino por la calle y nuestras manos no se han encontrado aún.

Pequeñita.. pequeñita..

Publicado en Relatos el 4 de Junio, 2010, 16:58 por -SaLeM-

Las leyendas judías en Toledo siempre se distinguieron por ser las más famosas en corte romántico y dulce, pero siempre con final triste. Dicen que deambula por la judería toledana un aire mágico, una esencia especial que te envuelve casi sin querer.. lo que quizás ayudara en siglos pasados a insignes caballeros y bellas doncellas para escribir parte de nuestra historia.


  Nuestra historia, breve, pero muy dulce, más bien entraría en una servilleta cualquiera, sobrando incluso más de la mitad del espacio y con hueco de sobra para los márgenes. Si me permites y me sonríes..


  Febrero me regaló la sonrisa más dulce hasta el momento, casi sin querer ni darme cuenta, y aunque pequeñito, rápido se alojó dentro de mi. Un mensaje a deshora desencadenó lo inevitable, dadas las circunstancias. Un abrazo discreto en la estación y una sonrisa a destiempo cerca del Alcazar empezaron a escribir por sí solos el comienzo. Momentos sencillos con leves toques ácidos, risas tontas y las hormigas por dentro marchando en procesión.. Me propuse ser feliz para llegar contigo al fin del libro, para ver si esta vez escapábamos juntos, o alguno quedaba por el camino.


  ..momento en el que la infamia se cruzó en nuestro camino. Llega el destierro y paradójicamente esta vez me toca partir a mi. De nuevo me toca cargar con un acto de fé y sentenciar al corazón a suspender sus funciones hasta nueva orden. Te prometí ser uno de mis sueños.. y cuando me quise dar cuenta estaba despierto. ¿Porqué nadie me dijo que los sueños soportaban la vida?


  Por unos meses me convertí en un pobre caballero sin capa ni espada en busca de redención. Fue una batalla inútil acudir en busca de perdón, pues fue más duro el castigo que largo el olvido. Mi consuelo fue rascar allí donde aún quedaban los restos de esencia, de palabras casi a orillas del tajo. Uno intenta evadir recuerdos, pero no puede olvidar sentimientos.. Lo demás se convierte en sombra.


  ..y cuando creí divisar la luz me encontré discretamente con tu sonrisa. Tímido y a la luz de los acontecimientos intenté desviarme un poco de tu atención, pues cuando uno consigue olvidar es fácil volver a recordar y colgarse de nuevo. Fueron muchas las ganas y aunque algunos los remordimientos, las conversaciones a solas se hacían cada día más constantes.


  De vez en cuando nos regalamos trocitos de realidad a modo de "encuentros", un ratito de recuerdos y otro de nostalgia.. y al final te vas, dejándome lleno de ruido, con ganas de ti. Nos debemos más de un rato de charla, de historias y leyendas.


  Y como te dije días atrás.. Después de todo, ¿Continuará..?


*..perdona mi inspiración, no estoy muy "fino" estos días por temas que te iré contando entre templarios.

Conversaciones con mi corazón..

Publicado en Relatos el 17 de Diciembre, 2007, 18:44 por -SaLeM-

 
Abro mi corazón.. y ahí estás tú, escondida, casi sin hacer ruido..

  ¿Alguna vez te conté que aún te echo de menos? ¿Qué eres uno de mis pocos vicios inconfesables? ¿Y que cada vez que veo tu cara me recorre el cuerpo una excursión de cosquillas? Era demasiado alocado para darme cuenta de lo que necesitabas, de lo que realmente eras, y lo que yo podía darte. Después, en tus momentos más críticos, lo arreglé todo con una llamada y desaparecí, para cederle el turno a otro que supo hacerlo bastante mejor que yo.. O al menos, eso me hiciste creer.

  Quisiera sentir por un momento aquello tan especial que sentía al estar contigo. Al encontrar tu mano ausente y fundirme contigo por la calle, o aquellos callejones que acechaban en cada beso, en cada mirada.. y me hacían sonar una balada de fondo, cuando miraba aquellos ojitos brillantes que tenías. Hoy parece que estás ausente, te haces la loca y quizás miras hacia otro lado.

  Dices ser distraída, de pensamiento quizás desviado a la hora de coger lo que te menciona.. Y yo, cuando hago mención a tu persona insistiendo en lo que te echo de menos, quizás soy tan bobo de desviar la conversación hacia otra parte, fingiendo que “Solo son palabras al viento, o que no llevan QUIZÁS ese sentido..” cuando la realidad es muy distinta, y me derrito cada vez que veo dentro del cuadradito esa foto tan bonita que sacaste una tarde con el teléfono.

  ¿Sabes lo que me gustará un reencuentro? ¿Una nueva ocasión para besarte la mejilla? ¿O simplemente para intentar cogerte la mano..?   Pero se resiste.. Bien por tus temas personales, o por mi trabajo.. ¡¡Mierda!! Nunca nos pondremos de acuerdo.. Aunque queda una invitación pendiente de.. ¿Septiembre del año pasado..?

  No creo que te haga falta recordarte que.. te echo de menos.. Y quizás no lo sabes o miras hacia otro lado.. Pero me haces mucha, mucha falta..

Háblame de ti..

Publicado en Relatos el 4 de Octubre, 2007, 23:12 por -SaLeM-

Cuéntame..

  ¿A qué sabe el dolor? Cuando miras a tu alrededor y te encuentras solo, desprotegido de todas aquellas personas “importantes” que un día embriagaban tu vida de felicidad y hoy la colman de ausencia..

  ¿De qué color es el odio? Si no haces más que basarte en segundas historias, en cuentos que no son verdad y que a todos aburren. Explícame el porqué de tus injusticias que al final siempre acaban mal..

  ¿Qué forma tienen las mentiras? Aquellas que un día usaste para salvar aquello que más querías y que poco a poco fuiste introduciendo en tu vida, y cuando quisiste cambiar ya se había acomodado..

 

  Y ahora dime.. 

  ¿Cómo fue tu batalla? Aquellas que librabas en pos de -tu- la verdad y de todas aquellas cosas que pudiste creer.. Armaduras y ejércitos viste armarse a tus pies para conseguir aquello que anhelabas.. 

  ¿Qué conseguiste? Buscabas tu felicidad aún a pesar de saber que causabas mal a tu alrededor, pero siempre miraste por ti, sin importarte más que lo que tenías frente tus ojos, y no frente a tus manos.. 

  Siembras miedo, o al menos eso nos hiciste creer.. Creíste controlar todo aquello que se movía a tu lado, sin saber que los demás andaban tras de ti, te apuñalaban, te escupían, y tú te seguías arrodillando y orándoles en sus templos. La realidad es muy distinta de lo que creías, de lo que jamás pudiste llegar a pensar -si alguna vez pensaste por ti mismo-.

  Hoy no eres más que una leve historia, que se va perdiendo en la historia, como antiguas batallas perdidas y que a nadie le convenían recordar. Empolvado morirás, como mueren los libros en las grandes estanterías de las bibliotecas, esperando a ser retirado.. para abandonar.

¡¡Viejos!!

Publicado en Relatos el 12 de Septiembre, 2007, 22:44 por -SaLeM-

Hoy quería homenajear a nuestros mayores..

 

  Aquellos que tuvieron que sufrir tiempos de una guerra sin sentido de la que todos eran partícipes y solo podía quedar el más fuerte. Hermanos contra hermanos, familias enteras separadas e incluso hijos arrancados de los brazos de su madre para ir al frente.. Tiempos difíciles.

 

  Muchos se criaron bajo una dictadura que les pilló de paso, que algunos no entendían, y que otros aún añoran en silencio. Se emocionan -ellos- al recordar aquellos tiempos de “mili” y de las burradas cometidas en ella y algunas aún recuerdan lo que tuvieron que sufrir en una época marcada por sus maridos, sacar a los hijos adelante sin apenas medios.. Sufridores.

 

  Eran los portadores del “Sí o sí, porque yo lo digo”, de los coscorrones y palizas por quejarte, por solicitar un trocito de su libertad, de sus derechos.. De la educación hacia sus mayores, esclavos de aquello que les rodeaba y creían con un poco más de autoridad.

 

  Hoy, la situación es muy distinta..

 

  No sé si será por el paso del tiempo, porque todo esto les pilla de nuevo, o porque quizás su educación cambió con el tiempo, pero no queda nada -O al menos, casi..- de aquellos tiempos.

 

  Los primeros en hacerse notar al subir en el autobús. Su olor acre, sus malas maneras, las prisas por ser los primeros en salir del autobús cuando obstaculizan el paso con sus “Ayy.. es que me operaron de.. y no puedo bajar bien”. Tardan en acomodarse en los asientos designados un siglo y si te ven en su sitio, más vale que salgas corriendo, porque muchos hasta escupen.

 

  Sus nietos, perfectos. Los bancos, todos suyos. Ellos, los primeros PARA TODO. Los que más derechos tienen. Los que más saben de todo. Los que tienen experiencia PARA TODO. Cuanto más levantan la voz más razón llevan. Sus coscorrones, medida de corrección. Los padres tienen la culpa de nuestra mala educación..

 

  Maleducados por naturaleza. ¿Quién no sufrió alguna vez algún empujón de un viejecito para que se te colase..? ¿Quién nunca pegó un frenazo muy brusco porque no miran al pasar..? Y siempre parece que esperan a que llegues tú para que empiecen a pasar y te obliguen a frenar. Los encuentras con los pantalones subidos hasta los hombros –pero el hortera siempre eres tú..- y la gorra con la visera almidonada “porque las regalan así”.

 

  Los peces se pescan con un cebo adecuado.. Los viejos con un cartel de “Gratis” o “Se regala..” y a empujones y malos modos. Miran los culos de las mujeres como si de un partido de futbol se tratase en una peña.. alelados. No se enteran de nada y la culpa de sus problemas siempre es “la edad”, sus miles de operaciones. Y mientras que otros compiten por ver quién llegó más lejos, quién gana más o quién tiene los hijos más cuidados, ellos compiten duramente por ver quién toma más pastillas, quién tiene más achaques, operaciones y dolores, y por enterarse de lo que hizo la vecina del primo de la cuñada de la suegra del hermano de..

 

  ¡¡Viejos!! Para unos cuantos un gran estorbo, y para otros.. ¡¡Paciencia!!

Cronica y despedida..

Publicado en Relatos el 14 de Agosto, 2007, 22:57 por -SaLeM-
 

Alquezar.. pueblo de Huesca perdido en la comarca del Somontano.. Pueblo que llegaron a poblar un día los árabes y del que varios reyes moros se enamoraron..

 

  Nuestro viaje comienza el día 1 de Agosto, por la tarde noche a la llegada a la famosa (Por desgracia..) estación de Atocha, de la cual debíamos coger un tren hasta Lérida el día siguiente a las 6:25 de la mañana. Lo que en un principio creímos que sería una noche tranquila acabó como perros, tirados en la calle por la incompetencia de un Policía frustrado, un guardia de seguridad de la Estación de Atocha. Pasamos frío, algo de sed y algún que otro contratiempo.. Y a las 5 de la mañana pasan medio a voces, como subnormales despertando a los pocos que pudimos dar una cabezada, para dejarnos pasar a la estación a las 5:30 y no abrir los baños hasta las 6. Tratados como vulgares perros, tirados en la calle y después, por aburrimiento, a molestar. Desde aquí una mierda a los hijos de puta de la Estación de Atocha, que bastante tenemos algunos con tragar con sus precios y su monopolio de transportes, como para después tratarnos como a perros.

 

  Una vez llegados a Lerida, pudimos pillar un taxi que nos llevaría hasta lo que los catalanes llaman “Estación de Autobuses” (Por denominarlo de alguna manera..). Llena de negros, suciedad por todas partes, humedades y demás penurias. Preguntamos en información (La tienda de gominotas) y nos hablaban en catalán. Después de hacerle la reverencia oportuna y acordarme del trabajo de su madre, me marché escupiendo el cristal.. (Bastante llevábamos ya encima..). Finalmente, pudimos averiguar qué bus era el que nos llevaría hasta Barbastro, un pueblo de Huesca que comunicaba con Alquezar. Una amable señora nos indicó el autobús y nos indicó donde debíamos bajarnos. Un abrazo desde aquí y un gran beso.

 

  Una vez llegados a la estación de Barbastro, el sueño hacía mella en nuestro cuerpo. Como yo aguantaba, dejé que Mercedes (En una posición incomodísima) pudiera dormir hasta que llegase el bus (Casi 3 horas). Quitándola las moscas de encima y dando algo de pan a unas palomas que encontré en la estación así pasé el rato.

 

 
Cuando llegamos al camping, nos sorprendimos bastante sobre su estado, puesto que nos esperábamos otra cosa, y nos sorprendimos al ver que era mejor de lo que esperábamos. Encontramos a Isabel (¡¡Un besote!!), el contacto del camping y tras unas amables palabras pudimos ocupar la plaza del camping, la 35.. Un sitio cubierto por 2 árboles y 1 olivo que permitían que no diera sombra a la tienda en ningún momento.. Un lujo.

 

  Después de recoger los neoprenos en la oficina de guias, dar con Edu (Un abrazo) y concretar actividades, tiempo de comer. El restaurante era el de “Las Melias”, justo enfrente del camping, y que se comía demasiado deficiente para lo que te cobraban.. pero vaya, menos da una piedra.

 

  *Ahora, viene todo a modo de resumen.. se haría demasiado largo pues..

 

   Como barrancos, hicimos el Cañon del Rio Vero, la Peonera y el Formiga (De la sierra de Guara) y la Cueva del Viandico y el Barranco del Irues (Pirineos). Como guias, casi inmejorables.. Ramón, quien me dio a descubrir a Paco Ibáñez. Un aragonés muy bruto, con muy buena educación y con las ideas muy claras.. amante de la naturaleza y de sus cosas. Javi, el mejor guía que tuvimos.. Muy dinámico, un tío muy muy estupendo y simpático.. Y Roberto, que además de cariñoso y guapete, era un solete de tio en potencia.

 

  Tuvimos que pasar a Barbástro unas cuantas veces por algo de comida, ya que el camping contaba con barbacoas y a por cosas necesarias que en Alquezar eran demasiado caras.

 

  Barbastro es un pueblo además de muy simple, muy.. PUEBLO. Está plagado de negros con ropajes típicos africanos y hippies, aquellos de las tres P (Pelos, Porros y Perros). Rastas, perros y furgonetas con las que se me caía la babita..

 

  La primera vez que pasamos al pueblo era día de mercadillo. Nos sorprendió ver a un par de Policías locales hablando con el gitano de turno del puestecillo de gafas. En un primer momento creímos que estaban pidiendo documentación, pero.. ¡¡NOO!! ¡¡SE ESTABA COMPRANDO UNAS GAFAS EL MADERO!! Y nosotros, descojonados en un banco.. y el policía probándose la mayoría de las gafas que había en el puesto y pidiendo consejo a su compañero por ver cual eran las que más le favorecían..

 

  Principalmente pasamos al pueblo por una tienda de campaña supletoria, puesto que meter las maletas en la tienda nos suponía una molestia demasiado grande para dormir y nos quitaba mucho espacio. Encontramos una en la tienda del Día Barbastro, que después de preguntar a una empleada incompetente, nos respondía.. “Es que no sé si las hay o no.. porque no tengo ni p**a idea.. Además, está el almacén muy revuelto y estoy bastante cansada y no me apetece rebuscar” en un tono demasiado borde.. Es entendible, se la veía jovencita y de las típicas que entraban de refuerzo para verano, pero.. en ese plan.. Como vimos que la tienda era demasiado sosita.. compramos una bandera.. y no cualquier bandera.. Pensamos en una bandera que llamase la atención a los poquísimos españoles que habitaban el camping (TODO eran franceses maleducados, salvo alguna excepción..) y decidimos comprar una que vimos en el mercadillo.. la Bandera de la 2º Republica Española, mi tricolor.. aquella que guardo en el corazón..

 

  En la calle del Eroski, una plaza muy larga, todos los sábados ponían unos puestos de frutas grandísimos.. Vendían de todo, tanto los típicos productos de la huerta, como los más exóticos. Era curioso encontrar a los abueletes de turno con los tomates de huerta (Que pesaban casi 1kg cada tomate.. era descomunal..), el saco de caracoles y algunos cestos en los que vendían conejos.. Vivos, nerviosos y desconcertados esperaban que alguien los comprase para hacerlos con arroz, al ajillo o.. no sabemos como.. Quisimos comprar unos cuantos para liberarlos por la sierra, pero la pena es que no eran salvajes.. eran criados en casas particulares y si los soltábamos la supervivencia sería nula, además de ser victima facil para los zorros..

 

  Las cenas en el pueblo eran muy aceptables y demasiado chistosas.. Además de muy acogedoras y amenas. Cenábamos junto a una ladera en la plaza, en cuya ladera habitaban cabras que con mucho ingenio, y más que resabiadas trepaban por ellas con una facilidad pasmosa y nos quitaban los trozos de pan.. ¡¡Un show para los niños!! (Y los no tan niños..) (Yo).

 

  Por las festividades de San Hipólito (patrón de Alquezar) el pueblo organizaba una cena, para reunión de vecinos y turistas, por un módico precio. Era una comida demasiado aceptable, típica de la tierra. Allí se daban cita todo tipo de personajes, tanto gente del pueblo, como los que solo veraneaban, como los maleducados franceses.. Hubo una anécdota muy curiosa, que es parte de la historia y fama de MALEDUCADOS y de faltas de educación que cometen estos caracolillos cuando salen de su país.. “La Frgans..”. A medida que la gente llegaba, reservaba 2, 3, 4 sillas.. (Las que hacían falta..). Una vez encontramos nuestro sitio, a mi lado se pusieron 6 franceses, 3 en un lado y 3 en otro. Avisaron que hasta que el cura no apareciese no podía probarse bocado. Una vez nos sentamos, el hijo de puta del francés que se sentó a mi lado empezó a comer pan.. Un amable chaval del pueblo nos pidió de forma muy educada que si no era molestia nos moviéramos 1 sitio más del nuestro.. y así lo hicimos. Lo llegamos a hacer en 3 ocasiones. En esas 3 ocasiones, el francesito de los huevos iba picoteando de los 3 platos distintos, de los 3 panes distintos y bebiéndose casi 1 botella de vino de 3 vasos distintos.. osea ser, un verdadero JETA y un poco maleducado. Al decir que no estaba permitido y que por favor se llevase su plato consigo, el argumentaba que no hablaba español.. y cuando lo dije que tenía una cara muy dura y que era un jeta, me entendió a la perfección diciendome que “Quién era yo para contestar a un mayor.. que guardase más respeto y me dignase a cenar..”, lo cual, me puso de muy mala ostia.. y acabó con casi media botella de vino “accidentalmente” encima del francesito hijo de puta, del cual, quiso pegarme, y cuando le amagué a levantarse y salir de la plaza bajó los humos. ¡¡OJO!! Se cayó accidentalmente.. (jejeje!!) Conocimos a una pareja de Mataró, unos catalanes muy muy simpáticos, muy amables y cariñosos. El, aficionado al Barcelona, nacido en Argentina y de descendencia española, de raices maternales de Alquezar.. Ella, natural de Barna, que veraneaban todos los veranos allí. Intercambiamos tarjetas, muchos temas de conversación y alguna que otra batallita.. (¡¡UN FUERTE ABRAZO!!)

 

  Pasamos de visita a La Colegiata de Alquezar, un palacete grandísimo en el que era lugar de residencia de un obispo, cardenal o cualquier tipo de eminencia de turno.. y que en su día fue fortaleza árabe. Muy descuidada (Estaban de restauraciones) encontramos piezas preciosísimas, cuadros preciosos y.. lo más curioso.. ¡¡CERAMICA DE TALAVERA!! Datada del siglo XVIII.. Curioso.. uno sale de su tierra y se la encuentra en todas partes a trocitos.. Y lo más curioso es que conocimos un vendedor de artesanía mexicano en la plaza de Alquezar que nos decía que en México no se vende cerámica, se vende Talavera.. ¿Os imagináis las risas que pudimos darnos..?

 

  Entre las diferentes rutas que había para hacer por Alquezar y sus montes, hicimos varias veces la Ruta de las Pasarelas. Una ruta que bajaba hasta el Rio Vero, en el cual, con su agua fresquita y transparente, invitaba a los baños que nos pudimos dar durante 2 días.. y en el que dejé mi recuerdo particular del que todo el que pasaba se asombraba..

 

  Y son tantos recuerdos.. que no sé como seguir.. como acabar.. y como.. contar.. Creo, que los guardaré en el cajoncito de los recuerdos y seguiré otro día la historia. Mañana empiezo el Camino de Santiago.. y me queda poca noche para dormir.

 

  Gracias a mi amor, por ser tan simpática, tan agradable y por.. sus besos.. Te quiero porrita.

 

  Y a vosotros.. decir que vuelvo en unos largos días.. Que me acuerdo de todos vosotros y que intentaré hacer conexiones de vez en cuando si me es posible contando alguna que otra vivencia..

 

   NOS VEMOS EN SEPTIEMBRE!!!

Artículos anteriores en Relatos