aLGuieN..


Ella será letras

Publicado en aLGuieN.. el 5 de Abril, 2015, 17:15 por -SaLeM-
  Lee lo que has conseguido, que acabe escribiendo de ella..

  La que llegó unos minutos más tarde a nuestra primera cita pero unos días antes al otro lado de mi piel, a la altura del pecho. La misma de la que pasados unos días no quiso evitarme los siguientes tres inviernos y me persiguió por casi toda esta ciudad para convencerme que me equivocara.. Y me equivoqué.

  Pasábamos el día enfrentados, a pelo, frente a pecho debajo de la manta, en aquellos dos sofás que se nos quedaban pequeños, queriéndonos como la última vez que lo hicimos. Con demasiadas dudas de si.. o.. pero queriéndonos como jamás lo hemos hecho. Como entonces. Como cuando se caían las puertas y a ti se te escapaba una sonrisa, y yo iba detrás de ellas para devolvértelas deseando que volviera a ocurrir.

  La chica de las mil maneras por fuera. La del vestido azul, o de las mariposas de Dolores y el tocado, o la que le quitó protagonismo al paraíso al otro lado del mundo en bañador y el pelo trenzado.

  Hablo de aquella jovencita que le robó el rojo a las cerezas. ¿Aún te acuerdas? ¿Y de ella?

  ..que nos quisimos tanto que se nos fue de las manos.
De las nuestras, digo.
Ni nosotros mismos ya sabemos de lo que escribo.

  Aún no he encontrado un sitio al que llamarle casa, aunque hace unos meses firmé un contrato de alquiler de una cuarta planta. Y aunque lo creas, no.. No hay nadie que se moleste cuando suenan mis tres alarmas para despertarme. Nadie quiere soñar conmigo, ni hacerlo tan bajo. Ni yo quiero no encontrarte al otro lado de la cama. No me atrevo a quitarme la ropa delante de cualquiera, que aún hace frío aunque empezó a salir el sol. Luego llega el frío, y..

  Nadie conoce peor que nosotros nuestra historia, pero solo unos pocos saben lo tarde y lo mal que estoy.

  Echándote de menos.

A trazos..

Publicado en aLGuieN.. el 15 de Marzo, 2015, 20:11 por -SaLeM-
  No es nada personal..

  Estos días el subconsciente me apuñala sin querer. Resisto a base de las migajas que aún te guarda mi memoria y mantengo largas conversaciones con tu silencio. Me suelo prometer que te salvaré de mis juegos con las letras, pero no hay manera..

  Ayer intenté jugar con las letras y hacerte llegar unos versos, pero sabes que soy mal poeta y lo mío es escribir entre líneas. Son demasiadas servilletas ya las que llevo perdidas por aquí contando las que fueron tus sonrisas, mis sueños.. Ya sabes.. Se me olvida olvidarte, porque contigo olvidé todo lo demás, y..

  Por las noches, mientras la ciudad dormía, se hacía la luz en el tercero. El número de veces que llamábamos a la puerta al llegar, y el número de botones que se desabrochaban en su blusa para curar heridas. Tres.. El número de besos con el que me enseñabas inconscientemente el techo, de las carreras (y un accidente) por el pasillo.. y tres fueron los inviernos que te llevaste por delante cuando el nuestro aún no había empezado.

  No tiene sentido que siga huyendo de ti, si al final te acabo encontrando en cualquier parte. Y es que no empieza a ser normal que te piense tan poco y te sueñe tanto despierto. Que la historia que dibujamos quedó colgada y sin colores, a mitad de un trazo.


  ..y esta vez, una canción de alguien tan grande que es capaz de explicar algunas cosas.

Ya no quedan duendes..

Publicado en aLGuieN.. el 3 de Diciembre, 2011, 17:38 por -SaLeM-

  ..lo siento, sé que llego otra vez tarde a cenar.

  Estaba pensando en aquellos besos que cerraban penas, que endulzaban las cicatrices y le anunciaban a las hormigas que había esa vez buffet libre dentro de mí. Las caricias que se daban porque sí, espolvoreadas con una sonrisa, matizaban los aires de domingo cuando íbamos de la mano. A escondidas, tu blusa de abría para cerrar heridas, para dejarle paso al silencio que se hacía cuando nos besábamos, anunciando el fin de fiesta cuando me acariciabas la cabeza y me dormía escuchando los latidos de tu corazón.

  Hubo veces que la noche se puso en pie para mirarnos, cuando fantaseábamos con los aviones que nos cruzaban por encima y yo bailaba al son de tus cosquillas. Hicimos alguna vez de nuestro cuerpo una rosca y abrazados nos dimos miles de vueltas, que tu sonrisa siempre fue fiel espectador de mis historias. Acabé perdiendo la cuenta de la cantidad de besos que cabían en tu cuerpo, tú mientras tanto buscabas la llave que cerraba mis heridas..

  Llegó el sinsentido de tu marcha, que nos dejó a todos boquiabiertos y llenos de escombros por dentro. Jamás llegamos a entender los porqué.. El porqué tú, porqué en ese momento, porqué de esa manera, porqué.. de aquella manera tan injusta. Desde entonces pasé algún tiempo bajo el marco de la ventana escribiendo y arrugando después, acumulando sentimientos en la papelera. Te escribía a ti, me escribía a mi, escribía a todos aquellos a los que nos dejaste huérfanos, incluso este blog durante un tiempo se empapó de ti. Creo que jamás llegaste a leerlo.. ni tampoco leerás esto..

  Pasaron los años y llegaron los primeros silencios, el hartazgo de intentar saber de ti y no encontrar respuesta. Respondí cientos de veces que ‘estos, mis escritos, jamás van dirigidos a nadie’ a todos aquellos que los removía el interés –y los celos-. Te escribí una y otra vez, como aquella costumbre de introducir un pequeño texto dentro de una botella y lanzarla al mar, por si alguna vez te daba por pasar por aquí.. Llené bien la bañera, procuré tenerla al punto de espuma, rodeada de velas, y allí reposan desde entonces, esperándote..

  ..y desistí.

  Y entonces.. ¿Estará de nuevo engalanada la mesa para la ocasión? ¿Será rememorado aquel instante en el que pasamos directamente al postre..? ¿Sacarás aquel péndulo que, como tantos besos, te presté con la excusa de volver allí? De volver a ti..

  Solo espero, feliz mamá, que la vida te sonría, que hayas encontrado un beso en la frente al dormir y una mano caliente que te acaricie la cara cuando se cuele el sol por la ventana. Que le hayas recomendado a tu bebé aquella tienda en la que compraste tu sonrisa y te regalaron unos ojos a juego.. A pesar de todo, jamás olvidé tu 15 de Enero, ni aquel beso que me abrió las puertas de Diciembre.

  Hasta siempre, ‘duendecilla’.  

Mi bella durmiente.

Publicado en aLGuieN.. el 28 de Noviembre, 2011, 22:58 por -SaLeM-
..otra vez.

  Se presentó de nuevo el fantasma de mis recuerdos, aquel que tantas y tantas veces me hace tropezar. Ese que me frena las ganas de volver a empezar, a no dar tiempo para que se curen mis heridas. Admitiré al final que tengo miedo de volver a sentir.

  Tengo tantos fracasos como sonrisas me regalaste estos días atrás, y quizá una carrera más amplia que tus manos en mi espalda al querer huir del sofá. Déjame decirte que volvería a tu habitación tantas veces.. a desvestir mis imposibles, cortarme las cuerdas que me atrapan aún a todo lo demás.. pero no me queda valor, no. No quiero tropezarme otra vez al salir con la mesita (¿¡De verdad no despertaste!?) en caso de que me entre el miedo. No ahora.. o no yo.

  Si por mí fuera.. Jugaría de nuevo a conocerte, a explorarte, a correr maratones por tu espalda, a perderme entre las constelaciones de tus lunares. Acabaría aquella ruta que me lleva a tu sur para escuchar tus suspiros después, sin cicatrices ni marcas que dejen huella. Escalaría tu cuello durante unos días sin más provisión que tus manos para sobrevivir en él. Me mojaría la cara contigo los días de lluvia, sino cambiaría de color de piel al sol. Haría.. tantas cosas..

  ..pero aquí viene tu impaciencia, que te atropella y descoloca de nuevo. Tus ganas por adelantar los acontecimientos y disparar primero. Fue la que me hizo arrepentirme ahora y decirte aquello. Estamparme contra el suelo y hacer que se rompieran todas las estrellas que llevaba en el bolsillo, acribillar con tu bala mi corazón.

  ¿Sabes..? Si no fuera por mi pasado te enseñaría la cantidad de amaneceres que llevo acumulados, la de estrellas fugaces que guardé en una cajita azul, la vía láctea que divisé aquella vez.. Pero todo aquello está guardado en lo alto del armario. Seguro que al abrir caerá toda la ropa y no quiero colocarla de nuevo solo, es demasiado aburrido. No quiero tampoco despertar a ese que te comenté días atrás, Carahueca, que sé que te da miedo.. ni a todos los monstruos que colecciono en tarritos de cristal.

  Ahora solo quiero aprender a recorrer la ciudad, si me deja, con mi nuevo amigo. Iremos tan rápido como podamos, o como tu miedo lo aconseje. Pintar algunas tardes contigo para que se las interpretes después a la hora de dormir, o ponerme un sombrerito de copa, un trajecito de frac y hacerme pasar por pepito grillo, vivir en tu hombro y hacer que gires la cabeza cuando quiera colarme en tu oído.

  ..te prometo que esta vez no lloré. Sabes mi miedo al agua, así que aprendí de todos aquellos peces que no saben nadar, fueron ellos los que me enseñaron a no llorar, y yo, a enseñarles que lo profundo no es tan malo.

  Te toca.. si quieres.

Huidas..

Publicado en aLGuieN.. el 15 de Noviembre, 2011, 22:46 por -SaLeM-

Ella aún dormía.

  La mesilla conservaba los restos de los excesos de anoche, incluso alguno estaban a sus pies, testigos mudos de movimientos imposibles. Una taza de té negro inacabada podría dar que pensar a cualquier mente traviesa, o algún malpensado. Nuestra ropa jugaba al escondite por toda la habitación y la luz que entraba por la ventana me daba los buenos días tímidamente. Aproveché aquellos instantes para deslizarme, despacio, hasta el suelo sin intentar tropezar con nada.

  Dejé correr el grifo y pude observar como una noche de besos y caricias se disolvía en el agua, después de todas las sonrisas, de tantas y tantas palabras.. Me miré al espejo por un segundo. No llegaba a reconocerme del todo, aunque aquella hora de la mañana ya estaba de mi parte. Sabía que me había vuelto a traicionar horas atrás. Con los dientes mordiéndome los labios empecé a decirme que era un estúpido, un imbécil, un idiota, un.. Hundido en mi derrota, rabioso en mi ira, aunque calmado, pensé que eso era lo que necesitaba. Como negármelo..

  ..lloré. ¡¡Y tanto que lloré!! Lloré en cada uno de mis insomnios. Lloré en la tempestad que eran mis sábanas vacías, en el cierzo que soplaba en ellas. Lloré buscando tu olor en mi té moruno, en infusiones de poleo.. en las perfumerías buscando el olor que a gotas me regalabas en tu cuello. Lloré congelando el pasado en el frío de una terraza de invierno, en el fondo de una cerveza que estaba más vacía que yo, en el vapor de un café frío.

  Deshabité nuestras conversaciones nocturnas. Marché y te dejé marchar. Quererte no me costó nunca, aunque jamás te lo dijera. Cuando te llamaba con cara de estúpido quinceañero y te decía ‘cariño, no sabes este fin de semana lo que te espera’, haciendo gala de esa adicción mía, de querer sorprenderte sin saber bien ni cómo ni por qué.

  Desde aquella noche de Noviembre en que dejamos las soledades fuera, abrigados por el calor de aquel bar, riendo por aquella camarera inexperta. En la tertulia, los ‘acho’ de sus habitantes, entre las mentiras de una sola verdad, esas centellas que se me cruzaban al mirarte, huidos de tantas historias.. desde aquel Diciembre.

   Me dejé raptar, aquejado aún del Síndrome de Estocolmo, aún antes del secuestro; soñando rebeldías tras tu boca, regocijado bajo la idea de tu sudor en mi pecho, contándote aquellos cuentos mientras te acariciaba el pelo..

  El tiempo pasó riéndome del invierno y tú cogida a mi brazo, intentando que te la quedaras alguna vez en aquel parque, deambulando por aquellas calles que ya no recuerdo.. Las noches dormido en tu espalda, la memoria atada a tus besos, a la eternidad de mi mano en tu espalda.

  Me marché en una soñada primavera, y de pronto me di cuenta de que era alérgico a sus flores, a la vida. No me quedó otra que huir de una ciudad finita y finiquitada, sin ti. Me marché a un invierno de cambio, alegando motivos laborales, cuando lo único que quería era despedirme del ansia de saberte entre los besos de otro, abrazados en las mismas calles, en el mismo lago en el que me vieron resucitar aquellos patos..

  Me fui.

  Se me acumulan los finales para esta historia. Quizá por miedo protagonice una huida más..  

Menta dulce

Publicado en aLGuieN.. el 10 de Noviembre, 2011, 21:21 por -SaLeM-
Este silencio que ahora me acompaña, ese ruido que en ocasiones produce un eco que me vacía aún más por dentro.. Es como aquel colgador sin sombrero, o como aquella ventana que quedó huérfana y sin su silueta despidiendo. Todo esto tiene un poco de sabor a ti, sabor a menta..

  Es algo que de tanto decírtelo no desgasto. Creo que ya sabes que te echo de menos..

  Quise perderme en ti, estacionar en tu cuello un otoño apresurado y hacer que cayeran miles de besos, que el invierno cubriera toda la habitación y encontrar una primavera florecida y cálida en tu espalda debajo del nórdico. Que cuando decidiste salir de la cama por tu té ensayé más de un desmayo y una cara huérfana con ojos brillantes para después hacerme de querer y sentirte cerca de mí, de ‘nosotros’. Al poner los pies en el suelo y ver mi cuerpo algo más gastado y lleno de derrotas en el espejo vienes a robarme el tiempo con un abrazo por la espalda, a cogerme de la mano y hacerme sentir..

  Será.. que no paro de recordarte cuando mi té humea aquel sabor, que masticar chicle ya no es lo mismo, me traslada a un andén cargado de recuerdos y una caricia distraída que no sabías bien asimilar..

  Y me sonrío una vez más cuando el teléfono se convierte en una góndola que viene desde Venecia, me trae noticias lejanas de ti y me hace flotar durante un rato. Preparo algo para cenar, descorcho una botella y te espero al otro lado del cristal, improvisando una llegada imaginaria y unas ganas locas de verte. La lluvia de la calle entonces se convierte en una fiesta y yo envidio de tantas gotas de lluvia por ganarme la partida de llegar antes a tu cara, a colarme entre tu pelo..

  Admítelo. Que yo siempre he sido de fresa y bollicaos cargados de chocolate. Que mis recuerdos más lejanos aún esquivan al monstruo que me atormentaba por el pasillo y que antes había visto en la televisión. Que me dormía cuando me tocaban las orejas.. Yo tendré que admitir que ahora me volví adicto a la menta, a esa dulzura con la que solo tú me la haces llegar. A que mi brazo sea tu manta por las noches y a montar guardia para que nada ni nadie se atreva a interrumpir tus sueños.

  ..que te echo de menos.

Una triste historia.

Publicado en aLGuieN.. el 22 de Julio, 2011, 22:28 por -SaLeM-

Todavía me acuerdo de ese verano.

Mi soledad y tu soledad se acostaban juntas jugaban a juntar trozos, maderas del galeón hundido.

Nos besábamos con verdadero dolor, como quien se aferra a una tabla en medio del océano, con la piel en el presente y la cabeza en el pasado, recordando fechas, olvidando promesas y nos sumergíamos en la noche de las piernas, sorteando el miedo como en una carrera de obstáculos contra los monstruos del desaliento queriendo volver a ser los príncipes de un castillo incendiado.

El sudor era una tregua entre cien años de guerra, nos queríamos morir, tan bonitos y tan tristes como un juguete nuevo en una fábrica abandonada.

Yo tenía 15 y tu 17. No, no eran nuestros años, sino nuestros fracasos, esos episodios que te definen mejor que cualquier costumbre familiar.

“¡Venga, despierta!” me decías y yo te miraba en espiral porque te amaba pero quería salir corriendo.

Mis dedos no sabían ya pronunciar una caricia sin que surgiera un nuevo temor desde las yemas.

Incapaz de mirar a las decepciones a la cara volvía de lleno a tu centro, a derramarme, a licuarme, a llenarte de blanco la oscuridad a dejarte pringada la soledad a cubrirte con los chorros de mi angustia.

Te metía los dedos bajo la tristeza, y los sacaba mojados de promesas rotas, tu sexo era una guarida tenue, mi corazón una maquina de hielo.

Así pasó el tiempo, como un tren de sólo dos pasajeros camino hacia la desilusión.

Luego nos dimos cuenta de todo, de que ese verano en realidad fuiste mía, de que mi vida estaba a tu nombre, pero como suele pasar.. nos dimos cuenta tarde.

..otro punto de vista.

Publicado en aLGuieN.. el 30 de Enero, 2011, 23:04 por -SaLeM-

   ..qué diferentes se ven las cosas ahora.

  Cuantas batallas habré librado con todas las sillas que había por mi casa por poder mirar lo que había encima de la mesa, por mirar debajo de la mesita del salón. Mi curiosidad siempre fue observar cada rincón de la casa, buscando la morada de las pelusas y las canicas que dejaba olvidadas por cualquier parte. Recuerdo que en alguna ocasión me habían avisado de la existencia de un hombre que raptaba a los niños metiendolos en un saco, aunque después respiré aliviado saiendo que tal ser vil no existía, que solo eran leyendas para asustar a los niños para que se portaran bien. Mi peligro era otro, un hombre demacrado, con un guante lleno de cuchillas y un jersey a rallas, un tal ‘Freddy Krueger’. Mi prima O. ya me puso por aquel entonces en sobreaviso de lo que era capaz, incluso enseñandome una y otra vez videos suyos haciendo mil y una atrocidades.. Creo que desde entonces no he vuelto a dormir desarropado y con la puerta abierta, los que me conocen saben bien de lo que hablo..

  La hora del baño era toda una clase de arte, una declaración de intenciones. El agua caliente salía, y con ella el vapor que empañaba los espejos. Era un enorme placer dibujar a mi hermano P., hacerle entender que era un ‘capullo’ y de paso hacer apología a mi idiotez particular con una clase de motes de lo más original. Los gritos de mamá pesaban más que cualquier coscorrón -De los que jamás he recibido, aunque he visto de cerca- cuando descubría nuestras dotes artísticas. En la calle la vida era muy distinta. No teníamos problemas de coexistencia con el mundo exterior, andábamos más pendientes de las collejas y de donde escondernos para volver locos a los demás. La bici era nuestro medio de transporte eficaz y nuestra forma de hacernos más hombres a base de caidas, de cicatrices y chorretones de sangre en las rodillas.

  Creo que por aquel entonces nosotros éramos una órbita gravitacional, en la que todo giraba a nuestro alrededor, sin planetas, ni sondas Voyager. Los años no pasan en falso.. y nos fuimos haciendo mayores. Ya ves..

  Ahora lo último que quiero mirar és la barra americana que tengo en el salón, no quiero darme cuenta que tus llaves no reposan junto a las de mi coche. Tuve que eliminar en cada esquina y rincón todo aquello que pueda recordarme a ti, para que Rosendo no me recuerde oliendo por toda la casa que no te encuentra. Ya no olvido tan facilmente mis ‘miserias’ por ahí, ahora simplemente prefiero guardarlos en el cajón del escritorio, donde reposa una servilleta con una enredadera de color verde y un ‘Te quiero, tontaco’ que olvidaste alguna vez encima de la encimera. Ahora quizás me da más miedo dormir y soñar contigo que ese ser extraño al que llaman ‘Zapatero’ y nos repite una y otra vez que ‘todo va bien’. Las cuchillas que me hacen estremecer son las del recuerdo en el corazón de que claváste en Tuenti cuando supe que no volvería a verte, que querías esconderte y asestarme el último golpe. Creeme.. he comprado sábanas y colcha nuevas porque el olor a ti ya és lo de menos, ahora lo que me aterra és recordarte tumbada sobre mis sábanas rojas.

  Los viernes me afeito con la puerta cerrada, prefiero tener algo más de intimidad frente al espejo. Ya no te espero apoyada en la puerta, robandole a mis brazos besos discretos y a mi espalda abrazos con sonrisa y pelos en el hombro incluidos. Ahora los botes de espuma ya me duran un poco más, desde que no te mancho la nariz.. La bañera no era lo suficientemente grande para los dos, aunque siempre soñamos con podernos bañar juntos alguna vez. ¿Sabes..? Creo que deberías probar unas sales de baño con olor a piruleta que venden en el Mercadona, aquellas con las que alguna vez pensé inducirte junto a las velas aromáticas que siempre parabas a mirar y jurabas que algun día tendrías. Sin duda, son geniales.. pero me saben a vacío.

  Todos los días salgo disfrazado con ropa ajustada diciendoles a los demás que voy a entrenar al parque, pero no és así.. no del todo. Intento perseguir mis sueños, los veo hacerme burla por la ventana y esconderse furtivamente.. y cuando corro tras de ellos me doblan en cada esquina, se pierden detrás de cualquier arbol. Persigo aquellos sueños que no te has llevado. Creo que las gafas de sol me aislan un poco del mundo exterior, hacen que nadie se fije que de vez en cuando me brillan los ojos. Que ahora busco el fondo del bolsillo en vez de tu mano.

  Sin duda, creo que no he cambiado en absoluto. Veintitantos años después y aún sigo siendo un niño estúpido, soñador y con sueños difíciles. Antes soñaba con el chocolate dulce del bollicao y se me hacía la boca agua. Ahora sueño con tus laios y se resquebraja mi corazón por una esquina distinta a la anterior.

  ..antes llamaba a S. para poner cualquier excusa y acabar jugando con él a la videoconsola.
  ..ahora te escribo con la excusa de mis comics para volver a leerte, aunque siempre me quede con las ganas de una respuesta que nunca llega.

  Ya ves.. Sigo siendo el mismo que hace tantos años.. Cabeza de niño con sueños imposibles.

La razón de mi última inexistencia.

Publicado en aLGuieN.. el 9 de Enero, 2011, 19:15 por -SaLeM-

..aún hay alguien ahí?

 

  Quería volver y no sabía bien como, estaba ocupado en volver a ser quien soy pero que jamás he sabido ser en realidad. Estaba intentando recomponer todos los trozos de mí que quedaron esparcidos por toda la casa cuando llegaron las 7 de la tarde y se marchó.. cuando la puerta al cerrarse me dio a entender que todos mis sueños bajaban por las escaleras dentro de un montón de maletas, que todo había acabado.. y debía empezar de nuevo. Así fue.

 

  Rápido comencé a indagar e interesarme sobre la astrología y astronomía, sobre como hacer para atraer hasta la luna hacia mi ventana sin hacer demasiado ruido y sin que nadie se enterase. Lo que sería el robo del siglo al final acabó dulcemente frustrado, pues sin darme cuenta caminó hacia mí una pequeña estrella descalza.

 

  Nació un 23 de Julio en las calles del Casco Antiguo de mi ciudad, mi eterno Toledo. Tenía ojos del color del dulce de leche y una tímida sonrisa que delataba mucha dulzura e intenciones aún por descubrirse al mundo. Las bolitas de papel volaban cerca de su pelo mientras las cosquillas en el estómago iban siendo cada vez más y más frecuentes. Conversaciones distraidas con su acompañante (A la cual siempre la agradeceré cosas en silencio.. aunque ella no lo sepa) para distraer la mirada y no enamorarme en aquel momento. Al final, perdidos (Como siempre estuvimos alguna vez) quisimos hacernos inmortales cuidando de que todas las luces de Toledo estuvieran ordenadas cuando llegase el sol.

 

  Con el paso del tiempo nos dejamos llevar..

 

  Cumplimos algunas de nuestras promesas y algún que otro desencuentro. No aprendimos (Aunque quizás lo correcto fue que no aprendí..) a escucharnos y solo nos oíamos, aunque no siempre. Por dedicar el tiempo en volar agarrados de la mano nos olvidamos de caminar, de ir dando los pasos necesarios.. Y colorín, pero sin colorear, otro cuento que se acabó.

 

  ¿Y por qué se acabó..? Como tú bien dijiste ‘..piensa en los errores’. Tras un par de noches sin dormir y algunas conversaciones acaloradas con David llegué a una conclusión..

   Pudo ser.. por tu forma de recordar aquellas situaciones que vivimos con muchas de las películas que viste mientras me acariciabas la cabeza y yo me quedaba dormido.
  Pudo ser.. por ese pesimismo que me acompañaba en cada ocasión y que tú apaciguabas a golpes de positividad, que conseguías calmar con cada abrazo cuando las cosas no iban bien.

  Pudo ser.. porque me gusta tanto verte reír que cada vez que rozaba tu mano con disimulo me gustaría tomarlas ambos juntas, mirarte a los ojos y decirte una y otra vez que Te Quiero. Pero se me trabó la lengua una vez más..

  Pudo ser.. porque aún me sigo muriendo por un abrazo, que fueron muchos los que te robé por la espalda y acababa sintiendo tu calor en una de mis mejillas y todo mi pecho. Cada vez el robo ha sido mejor y me perdí entre mis inconsciencias.

  Pudo ser.. porque eras la única que me entendía cuando te contaba ‘mi historia’ y no me veías como un bicho raro. Por esa confianza y tranquilidad, por la seguridad que me transmitías una y otra vez mientras Rosendo corría en la parte de atrás y nos fundíamos escondiéndonos de la lluvia.

 

  Y sin embargo, y a pesar de haber existido tantos momentos siempre te he sentido tan lejos que creo que no existieron todos aquellos instantes, que mi mente torcida me volvió a jugar una mala pasada en su eterna búsqueda de una esquizofrenia tan particular como la mía. Porque al despertar todavía me sigue persiguiendo ese vacío en el estómago..

 

  Tal vez será que también se llevó el corazón en una maleta..

 

  Llevo algunas noches estrellando una y otra vez el boli contra los dientes, mordiendo la capucha y reprimiendo las ganas que vienen de dentro. El café se alía con mis ojeras, puesto que estoy empezando a pensar que ni las paredes más altas de Toledo que escalé este verano me dan tantísimo vértigo que volver a soñar contigo. Ahora hago bolas con el papel algo más grandes, más compactas.. y la basura se llena con tu nombre y nuestras aventuras. Aún no comprendo porqué no consigo soltar tu mano y saltar, como tú ya lo hiciste hace unos días.. ‘Lo mejor que he hecho en mi vida’ dijiste.

 

 

 

  *..dedicado a mi más desgraciada Brujita.
‘..cuantas cosas nos quedaron por decirnos y ya se nos olvidó mirarnos’

..mis mentiras

Publicado en aLGuieN.. el 26 de Julio, 2010, 16:52 por -SaLeM-

 

..de nuevo volvió a sonar el despertador. Moribundo resucité entre bostezos y alguna que otra mirada al techo, quizás mi único aliado para no mirar hacia el otro lado de la almohada, en el que me gustaría verte cualquier mañana envuelta en una madeja de pelos. ¿De qué color serán tus ojos al despertar..?

   Después de algún tiempo idealizandote creo que llegué a la conclusión de que no exístes, que fue otra de tantas veces en las que me gustaría imaginar que me equivoco y por fín estás aquí.. pero no es más que otra absurda mentira, una mala jugada por parte de mi subconsciente. En ocasiones no quiero despertar, retrasar el reloj unos minutos más y seguir completando esa parte que me falta, para ver si de alguna manera pudiera traerte de vuelta.. Pero no, por más que quiera.. no exístes.

  Resulta duro alguna vez hablarle al vacío, pues jamás responde a mis preguntas ni me consuela en mis desvelos. Me reconforta saber que el vacío no me duele, que no puede hacerme daño.. Que está ahí para cualquiera de mis emergencias imaginarias y jamás se entromete en nada. Testigo mudo, pero también enemigo cruel, pues sabe y conoce de mis intenciones, pero jamás será capaz de hacerme ver la realidad.. la realidad en las que te busco y no apareces.. ¿O és que quizás no quieres aparecer?

  No quiero engañarme más.. No quiero precipitar más las cosas.. pero no sé la manera de frenar algo de lo que quizás después me arrepentiré.. Pues no sé como evitar la maldita sonrisa al ver su nombre en el teléfono ni los cosquilleos cuando me mira y me sonríe.. Esto puede ser un nuevo comienzo hacia una bandada de mariposas dentro de mí o la señal para reescribir la historia de una nueva derrota. No me apetece volver a pasarlo mal.. y creo que voy camino de ello.

  ..a ti que me sigues, te contaré un secreto. Pues el secreto está en sus ojos marrones, del color del dulce de leche que tanto me gusta, en los que me gustaría quedarme atrapado alguna vez. Pero no te chives.. es solo un secreto.. ¿Quién sabe? Espero que Agosto sea nuestro.. para sentarme a su lado o desaparecer..


  Quién pudiera robarte la luna y no volver a tener que tapartela más.. para no tener que recordar más y puedan brillar tus ojos de forma natural.. Me gustaría hacer tantas cosas..

  Dejaré la pelota en tu ventana, pues el tejado queda lejos de tu alcance. Prometo no volver a hacer el idiota hasta que tú me lo pidas..

Artículos anteriores en aLGuieN..