Aprender a vivir

Publicado en El que suscribe.. el 7 de Febrero, 2015, 15:08 por -SaLeM-
  Siempre fui un mal estudiante, y en ocasiones, peor persona.. y todo por la misma razón.

  Siempre navegué entre libros que decían ‘equivocados’, con personas que tenían habilidades diferentes a mis actitudes, y que gracias a mi madurez incompleta, pero prematura, nunca me propuse absorber. Y han sido muchos los caminos en los que me ha puesto la vida, aunque mi curiosidad se me adelantara siempre y me empujara a conocer otros senderos, a ver el mundo de otra forma.. Conozco la vida de muchos colores..

  Me negaba a aprender grandes problemas, derivados algunos de preguntas rarísimas, fórmulas y esquemas imposibles.. y no era por falta de esfuerzo, sino, porque desde bien temprano aprendí que no me prepararían para la vida.. aunque a mi madre en ocasiones la costó más de una noche sin dormir y palabras arrepentidas después. Y no hubo manera.

  Después de todo, nadie me preparó para la vida..

  Ninguna ecuación sabe cómo poder abrazar, sólo abrazar.. y resolver a su vez la incógnita que esconde otro cuerpo.. De llorar a veces en el hombro de una sonrisa que se siente confidente, y a la vez desconocida.

  Busco aún la sintaxis nominal para ser yo quien algún día de el primer beso. Encontrar ese momento, ese renglón, mirar a los ojos y.. dejar que el mundo gire, o que explote.. No soy más que un sujeto absurdo que se esconde detrás de su sonrisa, el inicio de mis sueños. De sentir su mano en mi cabeza, alejando de ella ideas lejanas y caducadas..

  Encontrar una mano que apriete la mía y me guíe por la calle, que se pierda debajo de las mantas del sofá. Que sea cómplice. Que se atreva a ser furtiva aún cuando nos atropellen un millón de palabras. La única clase que me apasionaba era la de Historia, porque conocía la de otros, pero no hago más que inventar la mía una, y otra, y otra vez..

  He madrugado más de lo que me gustaría, y he cargado con libros que no me han enseñado cómo curar un corazón herido.. Quizá sea por eso que me lo han roto tantas veces, y tantas veces lo parcheé.. para salir del paso, como hacía entonces..

  No.. No estoy preparado para la vida.. No para esta.

  Ojalá alguna vez encuentre alguien que me explique el significado de todas estas cosas.. Esta vez sí, prometo prestar atención.


  Gracias a por prestarme un poquito de inspiración.

Noches en azul

Publicado en El que suscribe.. el 4 de Febrero, 2015, 20:17 por -SaLeM-

  Por una vez, gracias a mis miedos pude conocer el sabor de un invierno.

  Una noche encontré su azul a medio gas, intentando buscar reflejo en aquel verde descuidado a veces. A ambos nos hubiera gustado que hubiera sido una casualidad quien la hubiera puesto allí, y ahora sé que fue por eso que cuando traté de saber sus respuestas se daba la vuelta y me decía que ‘no era nada’ y me despedía hasta el final de la siguiente madrugada.

  A lo largo de los días me dejaba entrever que rimaban sus años y mis fracasos. Ambos llevábamos una derrota, la suya sin apenas tiempo, y la mía anunciada meses atrás.. En uno de aquellos momentos me miró a la cara y me dijo que cambió por exigencia unos días lejos por cajas de cartón duro y maletas, de remover los recuerdos y dejarle descubiertos al polvo en las estanterías. Me precipité y la ofrecí mi mano, inventarme un amigo por un rato, y lo demás.. se lo llevaría el viento. Y no me escuchó. Y me caí por dentro..

  Soy una persona impuntual, despistado, y aquellas veces era yo quien le ganaba tiempo al reloj para saber si por fin me enseñaría sus heridas, o para hacernos compañía cuando aún no habían puesto las calles, cuando nadie nos veía. Jamás sabrá que sus ‘ojalá’ se hacían realidad cuando me decían ‘que tengas un buen día, Salem’ y me pasaba el día colgado pensando en nuestro momento..

   Llegué a odiar los sábados y los domingos. Los despertares sin hora de los que tantas veces os hablo en Twitter y que tanto me hacen falta. Buscaba como un furtivo sus pasos entre los restos de pino seco por si se me había adelantado..  


  ..pero esta es una historia larga de contar. Me gustaría haceros sentir al menos una parte de lo que sentí yo. Y aunque los más cercanos ya conocéis los detalles.. Dejadme que ella también sea una de mis letras.

Que llueva..

Publicado en El que suscribe.. el 14 de Enero, 2015, 21:53 por -SaLeM-

  ..la sabiduría que te regala cada fracaso tal vez sea mi bálsamo para volver a reinventarme esta vez. Aunque a veces escueza.

  Tal vez sean estos días en los que he vivido demasiado rápido que ya no pienso tanto, pero es que tampoco quiero entender nada más allá del fin de este invierno. Que dejé mi ciudad harto de esconderme de un mal sueño, y en unos meses volvemos  (Sí, volvemos. Súgus, mi perro, y yo) al camino, a buscar otro sitio apartado donde volver a empezar. Esta vez se me anticipó la vida por no haberme armado de valor en aquel descuido y haber sido yo quien dejase aquel sabor incompleto entre sus dedos.. pero hubo que exprimir el amor hasta el final. Hasta la última gota.

  Saciaba mi necesidad de cariño el imaginarme al lado de aquellas mujeres que no existen y con las que siempre fantaseé.. De rellenar tantos huecos vacíos, aquellos que tapasen tantos desencuentros y palabras muy altas. Han sido muchas noches durmiendo a kilómetros de alguien que ya no está, de "Luces Azules" (Malditos miedos..) que se cerraban detrás de una sonrisa y un "tal vez,si..". De una revolución que comenzó en el mes de Julio después de su media hora intensa.. pero esto ya es otra cosa que os contaré en unos días, cuando "seamos" a todos los efectos.. (Continuará..)

  Pero.. Sí. También he conocido sonrisas en la cocina, su calor en mi mano al otro lado del mundo, a qué saben las cerezas en un Diciembre que me falta.. También he sido feliz, aunque en ocasiones se me olvidara. Durante meses no importó que lloviera, porque estábamos el uno cerquita del otro..

  Hora de cierre, zagales. Todo tiene un porqué.. Y ahora, una canción que acompañe la historia.

Luces azules

Publicado en Relatos el 28 de Diciembre, 2013, 16:15 por -SaLeM-

  Entraste por la puerta de atrás un 12 de Marzo, y aunque lo intento, no puedo olvidarme de ti..

  Por aquel entonces arrastraba derrotas inconscientes, había aprendido a llorar con los dedos y sólo quería dibujar un futuro lejos de mis sueños. La vida se me había sentado en el lugar equivocado y me repetía que no podía caer más profundo, pues acababa de llegar ahí. Cuando se me hizo de noche una escala de grises me dio forma al pequeño universo que tiempo atrás construimos, aquel universo de diecisiete millones de colores..

  De tanto me aireaban se me llenó hasta el nombre de miseria y polvo. Ya no sabía vivir sin mi ración diaria de amenazas y reproches equivocados, sin notar que había vuelto a equivocarme. Por aquel entonces compartía habitación, hice de su puerta un muro infranqueable que bloquease todo lo mundano, era un reflejo vivo de las prisas con las que vivía aquellos días. Era tiempo difícil para vivirlo sólo, que cuando más necesité a los míos se hacían humo y solo encontraba palabras al otro lado del teléfono. Palabras.. Y por (des)gracia tuve que buscar la luz sin saber por dónde empezar.

  ..y se hizo la luz.

  En este blog hay caricias y besos, y a la vez pedradas intencionadas entre los comentarios. Existe la opción de hacerlo por privado, pero la mayoría de esas letras ya son historia, y digo, la mayoría..

  Lo hizo en privado, o como ella me dijo, "por la puerta de atrás", como algún que otro por entonces. Se me presentó como "tu peor pesadilla en Twitter"  y me dio por entender que el juego de las palabras desconocidas seguía. Otra "intrusa" que pensé aburrida, o un rato vacío en el que lanzarme más letras. Esta vez eran letras diferentes al resto, que no llevaban arena y sí me tendía la mano "por si alguna vez quería hablar".

  Encontré un consuelo entre sus letras y una historia relativa a la mía. Algunos años más y la inexperiencia por abandono, una vida recorrida siempre entre la maleza, dos luceros adolescentes. Era extraño confesarse de esa manera, que siempre, Marxista-Leninista yo, he reusado la religión, y esa vez encontraba paz al otro lado de la pantalla. Me vaciaba a medida que tecleaba, y juntos pasamos a reírnos del dolor. Nos hicimos amigos.

  Era la luz azul la que buscaba por las noches cuando el miedo dormía en su orilla. Y mientras recogía mis miserias, me despedía de mi camarada más cercano con la promesa de volver (..y jamás le olvidé), ella quiso acompañarme en la maleta, aún desde el otro lado.

  Me hablaba de sus miedos, sus alegrías, sus ganas, su forma, sus maneras.. y yo me lo creí. Me creí desde el principio que sus labios estaban llenos de mentira y sus manos vacías después de algunos años compartidos. Me creí también que buscaba su brazo para dormir, que lo suyo solo eran días. Conocí su (dura) realidad de manera intermitente, y lloré alguna vez también.. Letra a letra, azules ellas, rabiaba unas veces y celaba en otras, la repetía que detrás de todo eso aún había esperanza, que la encontraríamos..

  Y fueron pasando los días, las letras, las aventuras, las ganas.. Ella me presentó su ilusión, y precipitado yo, también la enseñé la manera de acurrucarse al dormir. No quiso hacerme caso alguna vez y se entregaba al vino equivocado, a las ganas de abrazar en verano y morir de frío meses después. Perdí también la cuenta de sus "Ten cuidado, Salemcito, que por el embudo entrarás de golpe, y de tanto dar vueltas no te gustará la salida..", y me tocó unas cuantas veces. Digamos que nos equivocamos ambos a sabiendas, que nos dejamos llevar por las ganas y la soledad de mis días y su media vida entera.

  Pasamos un tiempo equivocados entre el silencio y las notas equivocadas, y lo inesperado no tardó en llegar..

  Ella propuso quererme, y yo propuse que me quisiera. Me pidió que la enseñara qué había al otro lado del mar, a qué huelen unas manos limpias de odio, que quería empezar a vivir a sus –taitantos. La ofrecí el desconocimiento y mi inexperiencia en algunas cosas, que mis arrugas en la frente hablaban por sí solas y las cicatrices no salieron solas. Y nos quisimos con el trato de yo la enseñaría a caminar y ella me enseñaría a querer.

  ..y entonces allí estaba ella, al otro lado de la cinta, con ropa oscura y una camiseta azul. La delataba su sonrisa y las gafas, su movimiento inquieto de manos al verme. Yo llevaba unas horas de más en el tren y desperté literalmente en sus brazos, uno de esos abrazos interminables. Desde ese momento ya no quería nada más, me fue suficiente. Se me encendieron de golpe tantas y tantas letras..

  Me miraba mucho, me frotaba el brazo repetidas veces. Me ponía nervioso la indefensión de la vergüenza que sentía en aquel momento, me hice pequeño por unos instantes. Sabía que me arrepentiría más tarde por no atesorar cada gesto, cada una de sus palabras, su forma de retirarse el pelo de la cara.. Pero ahí tenía mi vida, no sabía bien por qué costado cogerla.

  Olvidé el resto del tiempo cuando me besó. Cuando pulsé el botón del ascensor y me la encontré de frente. Cerré los ojos y me dejé llevar.. y aún no he conseguido traerme de vuelta. Si pudieran hablar las calles de la capital de mi felicidad aquellas horas.. Si pudieran hablar de la textura de sus dedos.. Si pudieran hablar de cómo la pasaba el aire entre el pelo.. Estoy convencido que si pudieran, también se habrían enamorado de golpe. Difícil entender como aquella tonalidad gris que os conté más arriba estallaba en trocitos y se expandía lejos de todo. Me devolvió los colores, me puse rojo también.

  La magia de despertar a su lado, sus "buenos días, pequeñín", las ganas de pasar rápido los días para repetirlo una y otra vez..  Recordarla amanecida entre aquel mar de sábanas, recordar su voz.. Me hacía olvidar cada vez que la maldije cuando sus letras acababan con un punto, cuando se me acababa la novela.

  "Cuenta conmigo. Escríbeme al llegar. Sé feliz".

  Al llegar empezaron los remordimientos, los miedos, la incertidumbre del qué pasaría mañana.. y el puñado y medio de kilómetros empezó a surtir efecto. Que seguíamos queriéndonos, que ya no escondíamos a nadie aquello, que una guitarra la explicó su ser. Perfecta. Que se hacía difícil dormir tan frío, el aire se volvió áspero, los días eran más largos.. Las letras se tornaban extrañas, y cada vez más difíciles, se mezclaban entre sí. Cada vez que llegaba su voz aquí todo se veía diferente..

  ..y acabó.

  Desde aquel día he mudado algunas veces de piel, incluso se volvió hipersensible por rozarme con quien no debía. Los amaneceres han sido más discretos, he ensayado mis despertares por si alguna vez entre mis equivocaciones habituales volvieras tú al otro lado, sonrío, y te imagino marchando de nuevo con la sábana hacia el baño. He dejado ya de viajar porque no frecuentabas ningún andén y no quería verlo de nuevo sin ti, así es menos duro.

  Te volví a escribir alguna vez letras sin sentido, la cerveza en ocasiones habló de ti más alto de la cuenta y me quedé entonces con la compañía de la cuenta. No han sido pocas a las que tallé con los ojos, que intenté encontrar un absurdo parecido.. No han sido pocas las veces que te he echado de menos.

  Si esta vez me leyeras, sólo prométeme que estarás bien. Que volverás a soñar. Que los desencuentros no te apaguen el día. Que seguirás teniendo húmedo el pelo y las manos te seguirán oliendo a sal.

  Yo.. Prometo seguir echándote de menos.

  Nada de esto tiene sentido sin
una canción

Letras

Publicado en Relatos el 21 de Diciembre, 2013, 13:06 por -SaLeM-

  A esas horas el caos ciudadano de la zona era latente después de los últimos tachones que alguien decidió hacer en los planos municipales. Para mí, como ciudadano desubicado, había montones de luces que se movían demasiado rápido, otras con demasiada impaciencia.. y no faltaban los codazos sin disculpa.

  Pasa, que a la hora de contar siempre suelo olvidar que me llevo una, todo fue fruto de mi enemistad con los números.. Necesitaba el regalo perfecto, era el lugar más cercano a mi casa, aún me quedaban montones de cosas por hacer, el camarada Súgus me esperaba con frío en el patio de casa.. Un cúmulo de casualidades fueron las que me hicieron ir a esa librería en particular.

  Al llegar allí la puerta estaba cerrada. Después de unos instantes observando las últimas novedades del escaparate decidí plantarle cara a la encrucijada de estanterías, baldas y torres de libros que había dentro. Quizá fue que a mí también se me acabó la paciencia por un instante, que después de las últimas circunstancias agradezco más el contacto humano, o aprovechar la ocasión para entablar conversación. Allí estaba ella, y a ella acudí.

  Tenía una sonrisa tímida, el pelo suelto y ondulado, unos ojos pequeños.. Al hablar no miraba hacia mi y quizá me resultó extraño, pero entendí que la experiencia repetida (por desgracia) por la educación en ocasiones de los demás la enseñaron a realizar su trabajo sin distracción. Preguntas ligeras sobre mi búsqueda allí, respuestas por si este o aquel libro fuese el adecuado, hasta que decidí romper la barrera de su profesionalidad haciendo una estupidez, hacerla sonreír..

  Tal vez fue al mirarme por encima de las gafas, o al retirarse el pelo de la cara.. y sonrió. Y yo me perdí. Y empecé a imaginar deprisa montones de historias , a imaginar sobre sus gustos, su nombre.. y ella siguió mirándome, y sonreía. Y la veía con sus dedos largos y finos moverse rápido entre tantos volúmenes. Me preguntó en alguna ocasión si aquel libro era el adecuado y a punto estuve de responderla que sí, que después del trabajo pasaría a recogerla. Y nos vi tomando café, cosquilleándome la boca del estómago, poniéndome cada vez más nervioso..

  ..pero en mi hora de volver a la realidad y no querer hacerla perder más tiempo decidí aceptar uno de tantos. Ella marchó, y enseguida volvió con más clientes mientras miraba con indiferencia unas letras. Nos mirábamos de reojo, yo para ir desconectando de poco en poco y ella (entiendolo así..) para maldecirme una y otra vez por el desastre y desorden de todos aquellos libros que habíamos sacado.

  Llegó la hora de pagar y marchar mientras observaba media docena de biografías oportunistas de Mandela. Pero otra vez apareció por allí, y se me entremezclaron una sensación de sensaciones incompatibles. Por un lado, el cogerla de las manos y correr hacia la montaña que enseñaba el libro que abría para otro cliente distraído. Por otro, un pequeño murmullo que compartimos para, de nuevo, volver a perderme..

 - "No te preocupes, estaré bien". Creo que fue algo así lo que me dijo, o posiblemente imaginé mientras marchaba de allí.. Y volví a encontrarme de nuevo en una ciudad fría, inoportuna a veces. Me volví un instante allí fuera para verla por última vez, y me fijé como, mientras nadie miraba, corría a la sección que había delante del mostrador, para volver a casa. A un libro de cuentos, lleno de finales felices.

..y cómo no,
una canción

Yo

Publicado en Días memorables el 13 de Diciembre, 2013, 10:03 por -SaLeM-
..lo sé, lo sé, llego tarde.

  Intenté llegar aquí y acabar de contar las historias que quedaron incompletas.. pero tantas veces cambié de dirección que me perdí de forma que no supe llegar hasta aquí. Tal vez sea la falta de práctica, que las heridas aún siguen palpitando (y algunas, por desgracia, infectadas) o tratar de ser un poco egoísta y no querer reconocer del todo a quien me ayudó a tropezar.. o a crecer al fin y al cabo a base de realidad.

  ¿Sabéis..? En todo este tiempo he vivido más allá de lo que me han permitido. Tal vez sea un privilegiado.. pero he conocido los besos infinitos, los abrazos que te descosen el alma, quién habita en el otro lado de la cama y más de media bolsa de mis medias naranjas. Me atreví por fin a romper las barreras del absurdo y corrí toda una noche (..sí, sí, lo hice!!), para acabar en sus brazos.

Pero todo lo que sube..

También he visto como se apagaba el otro lado de mi pantalla, como se confundía una y otra vez mi razón, pensé que para no volvernos locos.. y marchaste de nuevo a tu infinito húmedo y salado. Viajó con nosotros a los rincones más difíciles, y aún hoy, aunque pocas, sigo mirando por si se encendiera la luz de nuevo.. pero.. *Prometo hablar de ello*

  Dejadme que tome un poco más de forma. No sé si buenas o no.. pero las hay nuevas.


..y qué tal
para acompañar el trago una canción ?

¿Volvemos a querernos..?

Publicado en General el 2 de Diciembre, 2013, 16:06 por -SaLeM-
  Enseguida vuelvo.. Y esta vez no tardo, de veras.

Nuestra historia (Acto II)

Publicado en El que suscribe.. el 19 de Mayo, 2013, 22:40 por -SaLeM-
..por donde nos habíamos quedado?

  Ella ya lo tenía planeado, había encontrado mis mapas llenos de laberintos y descosidos. Un 20 de Diciembre me cogió de la mano y decidió llegar hasta el final, hasta donde el invierno es un monstruo inventado para asustar a los niños.

  A medida que fuimos caminando me enseñó a silenciar los ruidos que tenía en el corazón, que los esguinces que almacenaba en la conciencia los curaba el olvido y a perdonar todos los desencuentros. Cuando tropezaba con mi pasado me enseñaba a no mirar atrás, a entender que la noche solo dura unas horas y no siempre se va la luz.. y aquellas horas a su lado fueron equivalentes a días enteros de buenos recuerdos con cuerpos pasajeros. Respiré hondo, la abracé fuerte.. y aún a día de hoy no la he vuelto a soltar.

  ¿Sabéis..? Aunque ella todavía lo ignora, creo que es culpable de este tiempo tan estúpido. Sí. Es capaz de calentarme el alma y de secar mis días solo con mirarme.. y en ese momento necesito pedir tiempo muerto para agradecerla todos los momentos que hemos pasado juntos y pedirla que me adelante todos los que están por venir. No todos saben conseguir que se me acabe pasando la hora y un año y un puñado de meses después aún se me pase volando mi vida a su lado..

  Pienso todo esto, paro un instante el hilo musical.. y sonrío. Es muy sencillo quererla, aún con todo lo que conlleva, sin contar que desde el principio algo me tirita por dentro. Es un secreto que me he callado a voces, como tantas otras veces, por miedo a perderme otra vez y acabar en círculos mirando al suelo. Me habla de futuro y me siento como un viejo capitán viendo de nuevo gaviotas, divisando tierra firme, y esta vez, sin espejismos.

  ..y de nuevo me vais a perdonar los meses de abandono, pero os prometí que os haría esperar unos días, y me dejé llevar. Más bien, me llevó ella y me ayudó con eso que decían sonreír, y cuando flojeo, me saca la lengua.. y vuelta a empezar.

  Aún me quedan muchas historias por contar.. Prometo ser fiel esta vez.

Volviendo a empezar

Publicado en El que suscribe.. el 1 de Mayo, 2013, 16:02 por -SaLeM-

  Hola, zagales.

  De nuevo por aquí..
Sí, es probable que se haga raro, he vivido aquí demasiado tiempo, otras veces he conseguido desahuciarme, hay quien incluso me puso en orden de busca y captura, pero sé que me querían vivo..

  Sea como fuere, he vuelto. Esta vez me quedo. Prometido.

  Lo último que os puedo contar es que no es mi corazón quien corre esta vez, sino, mis piernas, mi cabeza, mi imaginación.. y porqué no, las ganas de abrazarnos de nuevo.

Hay tantas cosas por contar.. Tantos recuerdos.. Tantas anécdotas.. que no sé bien por donde empezar.

  Prometedme que volveréis, y yo prometo no volver a marchar.

  ¿Trato hecho?

Nuestra historia (Acto I)

Publicado en El que suscribe.. el 18 de Diciembre, 2011, 22:56 por -SaLeM-
  Porque sin darme cuenta las cosas han cambiado.. que estos días creí que todo estaba perdido..

  Me había ilusionado con una de esas chicas que aparecen porque sí, casi por casualidad. Sorprendentemente ella había pasado desapercibida para el resto para el mundo, pero no lo hicieron así sus labios del color de las cerezas conmigo.. Quizá ella aún no lo sepa, pero llevaba soñando con alguien así durante demasiado tiempo. Despertar a su lado cualquier mañana.. oler su pelo.. o recitarle al oído algunos versos.. Que no hay escalofrío que me recorra que no la pertenezca..

  Al verla al otro lado se me iluminaban los ojos, que aunque no fueran grandes tertulias ni debates demasiado efusivos, aquellos largos ratos sí eran suficientes para entender que su mirada perdida desprendía cierta magia, o tal vez era aquel panda con dioptrías que llevaba estampado en su camiseta.. El despertador ya me hacía llegar su nombre cada mañana.

  Cuando ganas esa ilusión ves a esa persona como la mejor del mundo, tal vez.. como si de repente bailaras ese tango perpetuo a solas con ella, como si todo lo demás no tuviera importancia. Nos habíamos conocido exactamente unas horas antes, en una ciudad ahogada por la niebla y una ciudad que temblaba con el frío que nos traían las montañas.. y podría jurar que ambos ansiábamos por buscar ese calor que nos diera el refugio necesario para pasar los últimos días del otoño, o para ir preparando el invierno.

  Aún sin conocerla, podría decir muchas cosas sobre ella, o incluso sin conocernos apenas, podría enumerar la cantidad de cosas que supongo de ella. Y aunque solo sea una idea que no le haya confesado todavía a nadie, tengo guardada una lista de cosas que hacer con ella si alguna vez estuviéramos juntos.. ¿Para qué perder tiempo pudiendo ganarlo a su lado?

  En la lista que encabezaba todas las demás, la más subjetiva de ellas, tengo apuntadas, de momento, 12.632 cosas sobre ella. No son cosas serias, pero sí son cosas que he visto de ella y he sentido. Conoce mi ‘poder mental’. Creo incluso que lleva escondida magia en los bolsillos y que su ‘idiota’ es suficiente para alegrarme el día. Sin dudarlo, a cada frase me demuestra que desconoce por completo las veces que alguien suspira por ella a lo largo del día.. ni siquiera debe imaginarlo. Tal vez será por ello que no la doy ninguna señal, porque sabe que en el fondo me aterroriza la idea de.. Pero en esa lista también tengo anotado que ella es una persona inteligente. Y para qué engañarnos.. una chica especial. Aún soy consciente que toda aquella gente especial es la que me ha hecho caer tantas veces, pero O. dice que ‘..quien no juega’.

  Sé que tiene un corazón noble, es algo de lo que me gustaría hablarla algún día.. Ya desde bien temprano tiene el poder de cambiarme de humor, y para qué negarlo.. Una de las cosas más bonitas en las que llego a pensar desde entonces. Ya no es por ella, sino, por lo que me hace sentir, y ella lo que no sabe es que me gusta que me hagan sentir especial, alguna vez..

  En mi lista de cosas por hacer también tengo demasiadas cosas, y quizá no debería contarlas aquí, porque de leerlas supongo que se enfadaría.. aunque también empiezo a dudarlo, porque desde que me gusta esta chica estoy de mejor humor, ¡¡Y soy feliz!! Y le transmito esa felicidad a la gente..Pero.. jamás creo que llegue a transmitírselas, puesto que tengo miedo a perderla por ello, y quizá sería más sencillo apagarla lentamente, hacerla creer que todo ha sido un sueño.

  Y ahora llega el momento..

  Bonito, pero a la vez atípico el texto, ¿Verdad? Desde hace algún tiempo nos debíamos palabras de optimismo, sin invierno de por medio. Ahora solo quiero encontrar el momento para encontrarme a solas con ella, armarme de valor, cogerla de las manos y decirla que..

  ..podría haber continuado de haber seguido con sus palabras, pero os haré esperar unos días más. Tanto, tal vez, como lo haga ella.

  ¿Queréis ser partícipes de ‘nuestra’ historia? Se admiten comentarios (: